• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Documento Secreto Muestra Reacción de la CIA al No Encontrar Armas de Destrucción Masiva en Irak
Publicado 16 julio 2015
El Gobierno de Estados Unidos invadió Irak, devastó toda una sociedad, mató a más de un millón de personas, hirió, traumatizó y desplazó a millones más.

El Archivo de Seguridad Nacional ha publicado varios documentos recientemente disponibles, uno de ellos nos cuenta como Charles Duelfer lideró la búsqueda en Irak de armas de destrucción masiva, con una plantilla de 1700 personas y los recursos del ejército estadounidenses. Duelfer fue nombrado por el director de la CIA, George Tenet, para dirigir una búsqueda masiva después de que una búsqueda anterior, dirigida por David Kay, había determinado que no había arsenales de armas de destrucción masiva en Irak. Duelfer fue a trabajar en enero de 2004, y no encontró nada, por segunda vez, en nombre de las personas que habían declarado la guerra a sabiendas de que sus propias declaraciones sobre armas de destrucción masiva no eran ciertas.

El hecho de que Duelfer afirma con toda claridad que no encontró ninguno de los supuestos arsenales de armas de destrucción masiva no se puede repetir lo suficiente, ya que el 42 por ciento de los estadounidenses (y el 51 por ciento de los republicanos) todavía creen lo contrario. Un artículo del New York Times en octubre pasado sobre los restos de un programa de armas químicas abandonadas ha sido mal utilizado y usado para crear un malentendido. Una búsqueda en el Irak de hoy encontraría bombas de racimo estadounidenses que fueron arrojadas una década atrás, sin que, por supuesto, se encuentren evidencias de una operación en curso.

Duelfer también es muy claro en que el gobierno de Saddam Hussein había negado con precisión que tenga armas de destrucción masiva, contrario al mito creado en los Estados Unidos de que Hussein había pretendido tener lo que él no tenía. El hecho de que el presidente George W. Bush, el vicepresidente Dick Cheney, y su equipo mintieron a sabiendas, no puede ser sobrestimada. Este grupo tomó el testimonio de Hussein Kamel respecto a las armas que había dicho que destruyo hace años, y lo utilizó como si hubiera dicho que actualmente existían. Este equipo utilizó documentos falsos para alegar una compra de uranio. Utilizaron afirmaciones sobre tubos de aluminio que fueron rechazados por la totalidad de sus propios expertos. Ellos "dedujeron" de una Estimación de Inteligencia Nacional, que decía que Irak era poco probable que ataque a menos que sea atacado, a decir casi lo contrario en un "libro blanco", lanzado al público. Colin Powell llevó las reclamaciones ante la ONU que habían sido rechazadas por su propio personal, y las retocó con un diálogo fabricado.

El  Presidente de la Comisión Especial de Inteligencia del Senado: Jay Rockefeller ,llegó a la conclusión de que, "en los argumentos para ir a una guerra, la Administración presentó en varias ocasiones las suposiciones de inteligencia como un hecho, cuando en realidad eran insostenibles, contradictorias, o incluso inexistentes".

El 31 de enero de 2003, Bush sugirió que el entonces primer ministro británico, Tony Blair, pinte un avión con los colores de la ONU, vuele a baja altura para conseguir que le disparen, y con ello iniciar la guerra. http://warisacrime.org/whitehousememo  Mientras los dos salían de una conferencia de prensa en la que dijeron que iban a evitar la guerra si era posible. Pero el despliegue de tropas y misiones de bombardeo ya estaban en marcha.

Cuando Diane Sawyer preguntó a Bush en la televisión por qué había hecho las reclamaciones sobre las supuestas armas de destrucción masiva de Irak, respondió: "¿Cuál es la diferencia? La posibilidad de que [Saddam] podía adquirir armas, si llegaba a adquirirlas, hubiera sido un peligro".

El reciente informe de Duelfer en su cacería, y el anterior de Kay, para los fines de la imaginación propagandista, se refiere a "los programa de armas de destrucción masiva de Saddam Hussein", que Duelfer trata como unavariable que a veces está arriba, y a veces abajo, como si en el 2003 la invasión quedó atrapada en una de sus cíclicas bajas de la no-existencia. Duelfer también describe el programa inexistente como "un problema de seguridad internacional que irritaba al mundo durante tres décadas", - excepto tal vez para la parte del mundo donde se dieron las mayores manifestaciones públicas de la historia, rechazando que los Estados Unidos vaya a la guerra.

Duelfer declara abiertamente que su objetivo era reconstruir "la confianza en las proyecciones de inteligencia sobre amenazas".  Por supuesto, después de no haber encontrado armas de destrucción masiva, no puede alterar la inexactitud de las "proyecciones de amenaza". ¿O puede? Lo qué Duelfer hizo público en ese momento y lo hace de nuevo aquí, es afirmar, sin aportar ninguna prueba de ello, que "Saddam estaba dirigiendo recursos para tener la capacidad de reanudar la producción de armas de destrucción masiva, una vez que las sanciones de la ONU y el escrutinio internacional colapse". Duelfer afirma que los ex hombres de confianza de Saddam, rigurosamente condicionados a decir lo que sería más complaciente a sus preguntas, le habían asegurado que Saddam albergaba estas intenciones secretas de empezar a reconstruir las ADM algún día. Pero, Duelfer admite, "no hay documentación de este objetivo. Y  los analistas no debe esperar encontrar ninguna".

Así, en la rehabilitación de la "comunidad de inteligencia" de Duelfer pronto podría estar tratando de vendernos otro "proyecto de amenaza", el gobierno de Estados Unidos invadió Irak, devastó una sociedad , mató a más de un millón de personas, según las mejores estimaciones, heridos, traumatizados, y millones más desplazados, generando odio hacia los Estados Unidos, drenando la economía estadounidense, despojando de libertades civiles en los Estados Unidos, y sentando las bases para la creación del Estado Islámico, como una cuestión no de "prevenir" o de "amenaza inminente", sino de adelantarse a un plan secreto para comenzar posiblemente la construcción de una amenaza en el futuro si las circunstancias totalmente cambian.

Esta concepción de la "defensa preventiva" es idéntica a otros dos conceptos. Es idéntica a las justificaciones que han ofrecido recientemente para nuevos ataques aéreos. Y es idéntica a la agresión. Una vez que la "defensa" se ha manipulado tanto, como para incluir la defensa contra amenazas futuras, deja de distinguir de manera creíble entre sí y la agresión. Y, sin embargo Duelfer parece creer que él tuvo éxito en su misión.

David Swanson es autor, activista, periodista y locutor de radio. Es director de WorldBeyondWar.org y coordinador de la campaña de RootsAction.org. Los libros de Swanson incluyen War Is A Lie. Está nominado al Premio Nobel de la Paz 2015.

Texto traducido. Vea aquí su versión original en inglés. 


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.