• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
 Los saudíes han utilizado su aparato militar masivo para invadir los países vecinos y sofocar levantamientos democráticos.

Los saudíes han utilizado su aparato militar masivo para invadir los países vecinos y sofocar levantamientos democráticos. | Foto: Xinhua

Publicado 7 octubre 2015
El régimen Saudí no sólo es represivo en el país y en el extranjero, sino que las armas y el apoyo de Estados Unidos al régimen convierten a los estadounidenses en cómplices.

Durante el debate sobre el acuerdo nuclear de Irán, no ha sido extraño escuchar a los políticos estadounidenses condenar ferozmente los abusos iraníes de los Derechos Humanos y guardar silencio sobre los peores abusos cometidos por el aliado de Estados Unidos, Arabia Saudita.

El régimen Saudí no sólo es represivo en el país y en el extranjero, sino que las armas y el apoyo de Estados Unidos al régimen convierten a los estadounidenses en cómplices. Así que echemos un vistazo al régimen al que el gobierno de Estados Unidos considera su amigo cercano.

1. Arabia Saudita está gobernada como una monarquía absolutista por un gran clan, la familia Saud, y el trono pasa de un rey a otro. El Consejo de Ministros es nombrado por el Rey, y sus políticas tienen que ser ratificadas por decreto real. Los partidos políticos están prohibidos y no hay elecciones nacionales.

2. Criticar la monarquía, o la defensa de los derechos humanos, puede derivar en castigos severos y crueles, además de prisión. Raif Badawi fue condenado a 10 años de prisión y mil latigazos por escribir un blog que el gobierno lo considera crítico. Waleed Abulkhair está cumpliendo una condena de 15 años por su trabajo como abogado de los Derecho Humanos. La nueva legislación equipara con eficacia las críticas al gobierno y otras actividades pacíficas con el terrorismo. El gobierno controla estrictamente la prensa nacional, que prohíbe a los periodistas y editores publicar artículos que se consideren ofensivos para el sistema religioso o las autoridades gobernantes. Más de 400 mil sitios web que se consideran inmorales o políticamente sensibles están bloqueados. Una ley de enero del 2011 requiere que todos los blogs y sitios web, o cualquier persona que publique noticias o comentarios en línea, tenga una licencia del Ministerio de Información o enfrentará multas y / o el cierre de la página web.

3. Arabia Saudita tiene una de las tasas de ejecución más altas del mundo, matando a decenas de personas cada año por una serie de delitos como adulterio, apostasía, consumo de drogas y hechicería. El gobierno ha llevado a cabo más de cien decapitaciones sólo este año, a menudo en plazas públicas.

4. Las mujeres saudíes son ciudadanas de segunda clase. La policía religiosa hacer cumplir una política de segregación de género y, a menudo acosa a las mujeres con el uso de castigos físicos para hacer cumplir un estricto código de vestimenta. Las mujeres necesitan la aprobación de un tutor masculino para casarse, viajar, inscribirse en una universidad u obtener un pasaporte y tienen prohibido conducir. De acuerdo con la interpretación de la ley islámica, las hijas generalmente reciben la mitad de la herencia otorgada a sus hermanos, y el testimonio de un hombre es igual al de dos mujeres.

5. No hay libertad de religión. El Islam es la religión oficial, y todos los saudíes están obligados por ley a ser musulmanes. El gobierno prohíbe la práctica pública de cualquier religión que no sea el Islam y restringe las prácticas religiosas de las sectas musulmanas minoritarias, Chiítas y Sufíes. Aunque el gobierno reconoce el derecho de los no musulmanes a adorar en privado, no siempre se respeta este derecho en la práctica. Está prohibida la construcción de mezquitas Chiítas.

6. Los saudíes exportan su interpretación extremista del Islam, el Wahabismo, a todo el mundo. Durante las últimas tres décadas, Arabia Saudita gastó $ 4 billones por año en mezquitas, madrasas, predicadores, estudiantes y libros de texto para difundir el Wahabismo y su sentimiento anti-Occidental. No nos olvidemos que 15 de los 19 secuestradores fanáticos que llevaron a cabo los ataques del 9/11 eran saudíes, así como el propio Osama Bin Laden.

7. El país está construido y funciona gracias a los trabajadores extranjeros, pero los más de seis millones de trabajadores extranjeros no tienen prácticamente ninguna protección legal. Procedentes de países pobres, muchos son atraídos hacia el reino de manera fraudulenta y obligados a soportar condiciones de vida y trabajo peligrosos. Las mujeres migrantes que trabajan en los hogares saudíes como trabajadoras domésticas sufren regularmente de abuso físico, sexual y emocional.

8. Los saudíes están financiando el terrorismo en todo el mundo. Según citas de cable reveladas por Wikileaks en 2009, la entonces Secretaria de Estado, Hillary Clinton, decía, "Los donantes en Arabia Saudí constituyen la fuente más importante de financiación de los grupos terroristas Sunitas en todo el mundo... Aún queda mucho por hacer ya que Arabia Saudita sigue siendo una base de apoyo financiero fundamental para al -Qaeda, los Talibanes, Lashkar e-Tayyiba y otros grupos terroristas". En Siria, los saudíes están apoyando a las fuerzas sectarias más extremas y con miles de voluntarios que se congregan a su llamado. Y mientras el gobierno Saudí condena a ISIS, muchos expertos, incluyendo el autor principal del informe de la Comisión del 9/11, Bob Graham, cree que ISIS es un producto de los ideales saudíes, con dinero saudí y con apoyo organizativo de los saudíes.

9. Los saudíes han utilizado su aparato militar masivo para invadir los países vecinos y sofocar levantamientos democráticos. En 2011, los militares saudíes (usando tanques de Estados Unidos), invadieron a la vecina Bahrein y brutalmente aplastaron un incipiente movimiento pro-democracia en esa nación. En 2015, los saudíes intervinieron en un conflicto interno en Yemen, con una horrible campaña de bombardeos (utilizando municiones de racimo de fabricación estadounidense y aviones de combate F-15) que ha matado y herido a miles de civiles. El conflicto ha creado una grave crisis humanitaria que afecta al 80 por ciento de la población yemení.

10. Los saudíes apoyaron un golpe de estado en Egipto en el que murieron más de mil personas y vio a más de 40 mil disidentes políticos arrojados en cárceles miserables. Mientras que activistas por los Derechos Humanos en todo el mundo condenan el brutal régimen de Al Sisi, el gobierno saudí ofreció $ 5 billones para apuntalar al líder del golpe en Egipto.

La acogedora relación de los Estados Unidos con los saudíes tiene que ver con petróleo, la venta de armas y la oposición conjunta a Irán. Pero con el extremismo extendiéndose por el mundo, una menor necesidad estadounidense de petróleo de Arabia Saudita, y un deshielo de las relaciones de Estados Unidos con Irán, ahora es el momento de llamar al gobierno de Estados Unidos para que corte sus lazos con los monarcas saudíes.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.