• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Del Núcleo de la Plataforma de la Clase Obrera Antiimperialista de Costa Rica a los pueblos del mundo
Publicado 30 octubre 2020


Blogs



La Plataforma de los y las trabajadores de la Clase Obrera Antiimperialista es un nuevo e innovador organismo, diferente a lo actual, coordinamos, nos conocemos, apoyamos en nuestras luchas

.La Plataforma de los y las trabajadores de la Clase Obrera Antiimperialista es un nuevo e innovador organismo, diferente a lo actual, coordinamos, nos conocemos, apoyamos en nuestras luchas

El concepto que Bolívar tenía de la Patria Grande es tan aterrizado a la época actual y lo ha sido siempre. Tan congruente, retro alimentador y sobretodo enfocado a la protección de nuestra Latinoamérica.

En ese entonces, no existían los recursos que ahora tenemos, no existía Internet, debemos aprovechar esos recursos para ponerlos al servicio de los trabajadores del mundo, la solidaridad, la comunicación, el apoyo, darnos la mano, coincidir en las luchas, aprender unos de otros, y otras, etc.

Si nos unimos seremos más y más fuertes en el mundo. Estamos viviendo tiempos de cambios en el planeta y tenemos que incidir en esos cambios. El imperialismo lo único que tiene es dinero, pero nosotros tenemos pueblos, la verdad, la razón y la justicia de nuestro lado. Las mentiras y la manipulación poco a poco las derrumbaremos, con unidad, movilización y lucha de clase obrera y trabajadora mundial. ¡Unidos sí podemos!

En Núcleo de la Plataforma de la Clase Obrera en Costa Rica saluda a los pueblos de nuestra América y del Mundo e invita a todas las fuerzas y organizaciones obreras, campesinas, culturales, sociales e individuales a incorporarse en la red internacional de PCOA y a unir y conjugar esfuerzos en la lucha por la igualdad, por los derechos humanos por la multilateralidad y contra las políticas colonialistas e imperialistas. La degradación espiritual y material de nuestras sociedades capitalistas vive un momento de aceleración histórica auspiciada por las medidas coercitivas del imperio y los procesos de destrucción de los estados en todos los países auspiciados por el Fondo Monetario Internacional. Un ejemplo claro es nuestro país.

Nuestro país atraviesa por una situación muy compleja en todos los aspectos de la vida nacional. En medio de una pandemia global, de expansión cada vez más acelerada, Costa Rica se debate entre la cínica actitud de un gobierno neoliberal y el sentido común de un pueblo que no ve esperanza alguna en las decisiones que se toman en los órganos de poder.

Durante los últimos decenios, el pueblo costarricense ha visto deteriorarse significativamente su condición social y económica. Hoy es un país colmado de protestas de todos los sectores de la población afectados por el abandono y que se han convertido en bloqueos de carreteras y otras formas de protestas en todo el país; marchas masivas aún en tiempo de pandemia que demuestran la rabia de la gran masa de personas sin empleo; enfrentamientos con agresores militarizados vestidos de policías en un país supuestamente “sin Ejército”.

En medio de una confusión generada por los medios de comunicación en manos de una oligarquía que trató de llevar agua a su molino, el estallido se hizo incontenible hace tres semanas, como una reacción al unísono contra un pretendido empréstito con el FMI que negociaba el Gobierno de Alvarado, préstamo que, como todos con ese organismo, estaba condicionado al establecimiento de impuestos a la producción de bienes y servicios de la pequeña y mediana empresa y al pueblo en general, a la privatización de instituciones y al recorte del gasto público. Es la misma vivencia actual de muchos países de nuestra América Latina, con honrosas excepciones, en un continente colapsado por el neoliberalismo y agravado por la pandemia.

Los políticos de la oligarquía y los medios de información cómplices, trataron de desacreditar el movimiento, haciéndolo parecer como agresivo o terrorista, cuando más bien en redes sociales se puede oír y observar el nivel de agresión de las fuerzas policiales contra las comunidades que protestaban, incluyendo jóvenes, padres, madres, hijos, abuelos y todo aquel que siente el ácido del hambre y la indignación en uno de los países más desiguales de América.

Si bien el presidente Alvarado echó para atrás temporalmente el asunto del empréstito con el FMI, el asunto para el pueblo no termina ahí, porque las políticas imperiales del FMI se vienen aplicando desde hace décadas y han hecho mucho daño, desapareciendo casi en su totalidad lo que otrora fuera un estado de bienestar social ejemplar, producto del esfuerzo colectivo de todos y todas las costarricenses.

En estos días hay marchas convocadas para protestar por la situación y en apoyo a quienes en las regiones protestan con justa razón y se defienden de la agresión del Gobierno y la oligarquía.

Estas protestas van dirigidas a lograr sentar al Gobierno neoliberal de Alvarado en una mesa de negociación para establecer pautas comunes con el pueblo para el manejo de la nación. Se han hecho varios intentos de negociación, pero han sido viciados por la negativa del Gobierno a reconocer a los sectores populares involucrados en la lucha.

El Núcleo de la Plataforma de la Clase Obrera en Costa Rica llama al pueblo costarricense a que mantener la protesta, a movilizarnos con todas las precauciones sanitarias y a contribuir desde nuestros hogares a través de las redes sociales y por todos los medios posibles para despertar conciencia y organizar las bases sociales de la lucha, principalmente por el bienestar de nuestro pueblo y la supervivencia de nuestros niños y niñas.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.