• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
¿Cómo respondieron los líderes a la marcha climática de los pueblos?
Publicado 29 septiembre 2014
Nuestro objetivo principal en el fortalecimiento de las marchas como la del 21 de septiembre no es para apuntar a las negociaciones climáticas de la ONU, sino para construir un movimiento que sea lo suficientemente fuerte como para desafiar y cambiar el sistema capitalista.

Cerca de 400.000 personas salieron a las calles el 21 de septiembre para pedir una acción real contra el cambio climático. Fue la mayor marcha climática en la historia. La Cumbre del Clima de la ONU organizada por el secretario general Ban Ki -Moon tuvo lugar dos días más tarde con la participación de 100 jefes de Estado y 800 líderes de negocios. ¿Cómo reacciono esta Cumbre a las demandas de la marcha climática de los pueblos? ¿Se cumplieron las expectativas?

Según Ban Ki -Moon y otros líderes, fue un éxito. Para saber si eso es verdad, deberíamos buscar en: 1) lo que la ciencia nos está diciendo; 2) los compromisos anteriores asumidos por los gobiernos; y 3) cómo estos compromisos en la ONU han mejorado con el fin de hacer frente a la falta de correspondencia entre lo que se tiene que hacer y lo que se está haciendo.

El principal punto de referencia para cualquier evaluación es la disparidad en las emisiones de gases de efecto invernadero para esta década. Lo que hacemos ahora es más importante que lo que haremos en la próxima década o en el 2050. Si no cerramos la brecha de emisiones para el año 2020, perderemos la posibilidad de mantenernos al día con la ruta que se necesita seguir para limitar el aumento mundial de la temperatura en menos de 2 grados centígrados respecto a los niveles pre - industriales.

Promesas insuficientes

De acuerdo con las emisiones del PNUMA Gap Report, para estar en ese camino, las emisiones globales deben ser alrededor de 44 gigatoneladas de CO2e por año para el 2020. Los gobiernos hicieron promesas de reducción de emisiones para esta década en las conversaciones de la ONU en Copenhague (2009) y Cancún (2010). El resultado fue una diferencia de alrededor de 13 gigatoneladas de CO2e por año para el 2020. En otras palabras, con las débiles promesas voluntarias hechas en virtud de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) - implementado sin reglas estrictas - las emisiones serán alrededor de 56 gigatoneladas de CO2e por año para el 2020, un 30% más de la cantidad máxima de la tierra puede manejar, de acuerdo con la ciencia .

Pero la tragedia es aún más grande. Después de ocho años de negociaciones en la ONU, y con las actuales promesas voluntarias de los gobiernos, sólo hemos reducido 3 gigatoneladas de CO2e por año desde el escenario de negocios-como hasta ahora, y debemos al menos reducir 16 gigatoneladas por año para el 2020. Así que, dejando a un lado las palabras y los discursos, los gobiernos redujeron menos del 20 % de lo que se necesita en esta década.

Así que esa es la realidad. Ahora, ¿cómo los líderes del mundo mejoran sus compromisos voluntarios para esta década, si creen, como dijo Ban Ki -Moon, en su resumen de la Cumbre del Clima, “que el cambio climático es una cuestión definitiva de nuestro tiempo y que se necesitan medidas audaces para reducir las emisiones”?

El Gobierno de Estados Unidos ratificò su actual y débil compromiso de un 3% de reducción de emisiones para 2020 respecto a los niveles de 1990, lo que significa que van a hacer aún menos de lo acordado para el primer período del Protocolo de Kioto, que nunca ratificó y que se terminó en el 2012. El Presidente Obama pidió a otros países "seguir el liderazgo estadounidense" en cuestiones del clima. Si todo el mundo hiciera lo que está haciendo Estados Unidos, la brecha de emisiones sería mucho más grande!

La Unión Europea y todos los demás emisores históricos no aumentaron sus promesas voluntarias para esta década. Además, China y los países emergentes no aumentaron sus promesas anteriores. Nadie se refirió a la cuestión clave de la brecha de esta década. Algunos prefieren hacer promesas para la próxima década hasta el 2030 o el 2050, hablando de la reducción de emisiones de 50 a 85 %, sin siquiera mencionar que, de acuerdo con la ciencia, las emisiones globales deben ser de 30 giga toneladas de CO2e por año para el 2030, “basados en el supuesto de que se alcanzará el nivel de 2020 de costo mínimo de 44 Gt de CO2e por año", según el UNEP Emissions Gap Report.

Débil financiamiento

El otro punto clave a evaluar es financiar a países en desarrollo que están sufriendo el cambio climático, mientras se es lo menos responsable por el problema. Hace casi seis años, los países desarrollados se comprometieron a apoyar a los países en desarrollo con $ 100 mil millones para el año en 2020 En ese momento, la oferta tentó a muchos gobiernos a aceptar el Acuerdo de Copenhague y los acuerdos de Cancún. El supuesto era que los $ 100 mil millones por año iban a venir de fuentes públicas de los países desarrollados, ya que los Estados no pueden destinar fondos privados o de mercado que no controlan.

Varios años han pasado, y los $ 100 mil millones por año están todavía en el aire. Los países desarrollados han re - empacados parte de su ayuda para el desarrollo con la etiqueta de clima, y aun así, la cantidad total está lejos de alcanzar esa promesa. Los países en desarrollo esperaban ver una gran parte de estos $ 100 mil millones por año a través del Fondo Verde para el Clima, pero en realidad, el Fondo es pequeño.

Sobre la base de lo que sucedió en la Cumbre de Nueva York, no habría ningún aumento significativo de la financiación para los países en desarrollo a partir de fuentes públicas de los países desarrollados y el Fondo Verde para el Clima tendrá recursos diminutos. Países de la UE han ofrecido € 14 mil millones en el financiamiento climático público a los socios fuera de la Unión Europea durante los próximos siete años, que es sólo € 2000 millones al año. Francia se ha comprometido $ 1 mil millones para el Fondo Verde para el Clima en los "próximos años". Suiza y Corea del Sur están considerando $ 100 millones para el Fondo Verde para el Clima durante un período de tiempo indeterminado. Luxemburgo prometió $ 6.8 millones - 1 % del PIB – para el Fondo Verde para el Clima. El compromiso de US $ 100 mil millones por año, no se ha logrado del todo, y el Fondo Verde para el Clima tiene un total de sólo promesas de $ 2.3 mil millones - en total, no cada año. Para ocultar este fracaso, en su resumen, Ban Ki -Moon utiliza las palabras "movilizar" en lugar de "dar", y habló sobre " la financiación pública y privada", mezclando la inversión privada que está sujeta a los beneficios en los países en desarrollo con ayudas públicas de países del mundo desarrollado.

Una distribución inteligente de dos mercados

Para Ban Ki -Moon, algunos jefes de Estado, el sector empresarial y el Banco Mundial, la Cumbre del Clima fue un éxito porque, desde el principio, su objetivo no era cerrar la brecha de emisiones o ayudar económicamente al Fondo Verde para el Clima. Por el contrario, trataron de utilizar este evento - que no forma parte del proceso oficial de negociaciones de la ONU - para poner en marcha más iniciativas y los mercados de carbono y utilizar el "Resumen de la silla" ( Ban Ki -Moon ) como una manera de introducir estas propuestas en las próximas negociaciones oficiales en Lima, Perú , en diciembre próximo.

Sus dos objetivos principales se centraron en el "precio del carbono" y en “Agricultura Climática Inteligente”. El “Precio del Carbono” es un nuevo nombre que se utiliza para promover los mercados de carbono de una manera nueva, inteligente: combinando dulce y veneno. Bajo el “Precio del Carbono”, el Banco Mundial, que es el promotor de estas iniciativas, mezcla dos cosas completamente diferentes; impuestos al carbono y “limite y comercio”. Las penalidades e impuestos al carbono penalizan a las compañías e industrias por su actual nivel de contaminación en sus emisiones, mientras que bajo el “límite y comercio”, los gobiernos establecen un límite máximo de emisiones y dan a los interesados ​​permisos para contaminar. Después de que los permisos se han distribuido al límite de las emisiones, estos pueden ser negociados de forma privada. Las empresas más ricas y más contaminantes pueden comprar de los demás y seguir contaminando, y el mercado define el precio de cada permiso, lo que implica una gran cantidad de especulación y lleva a la creación de nuevas burbujas financieras.

Las Emisiones Esquema de Comercio (ETS) de la Unión Europea establecieron el mercado más grande de carbono en el 2005. Después de ocho años de aplicación, fuentes incluso conservadoras estiman que entre un tercio y dos tercios de los créditos de carbono traídas por la ETS “no representan una reducción real de carbono", en cambio, las ETS han trabajado para subsidiar a los contaminadores y pasar los costos a los consumidores. Los mercados de carbono son particularmente susceptibles de fraude. Un tribunal alemán encarcelo a seis personas implicadas en un fraude de 300 millones de € por la venta de permisos de carbono a través de Deutsche Bank, y los tribunales en Londres encarcelaron a 11 personas Además, la ONU tuvo que descalificar a su principal agencia de verificación, Clean Development Mechanismión en el 2009 y en el 2011 tuvo que suspender a Ucrania debido a un fraude con los reportes de emisiones fraudulentas. Un buen resumen sobre esto se puede encontrar en Scrap ETS.

Estos mercados de carbono mueven una gran cantidad de dinero que beneficia a muchas empresas, pero ciertamente no a los pobres. Según la Agencia de Energía elInternational, " El valor de los créditos de carbono producido a partir de nuevos proyectos MDL alcanzó alrededor de $ 7 mil millones al año antes de la crisis financiera y económica mundial". Pero de todos los proyectos del MDL, "sólo el 0,2 % del total han sido diseñados para aumentar o mejorar el acceso a la energía para los hogares”.

Pensar que los mercados van a solucionar el caos climático es una locura. Pero no podemos sorprendernos, porque es la misma locura que el Banco Mundial promovió con las privatizaciones y "ajustes estructurales" de todo el mundo con resultados muy malos y conocidos que incluso han llevado a una autocrítica dentro de esa institución.

El otro nuevo mecanismo de mercado que Ban Ki - Moon, destacó en su resumen, y que también es promovido por el Banco Mundial, es Agricultura Climática Inteligente. La Vía Campesina, una organización mundial con 200 millones de pequeños agricultores miembros, ha rechazado esta iniciativa en estos términos: "Agricultura Climática Inteligente, como la Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los Bosques (REDD), ampliará el mercado de carbono y su uso para la especulación financiera. La posibilidad de grandes ganancias con inversiones en créditos de carbono generados a partir de las tierras agrícolas que participan en el proyectos Agricultura Climática Inteligente aumentará la especulación en el mercado de carbono, lo que lograría seria " la apropiación de tierras de carbono" por grandes inversionistas y productores, y el ulterior desplazamiento de campesinos y pequeños agricultores, así como REDD desplaza indígenas. Bajo este marco de Agricultura Climática Inteligente, hay pocas esperanzas de reducir y eliminar los gases de efecto invernadero, tratar de resolver la inseguridad alimentaria o cualquier desarrollo económico y social rural significativo. Los problemas de la pobreza, la inseguridad alimentaria y el cambio climático no son las fallas del mercado, sino más bien son defectos estructurales que persistirán y empeoraran con su implementación".

Necesitamos más movilizaciones y demandas más claras

Después de esta semana en Nueva York, es obvio una vez más que las soluciones reales no van a venir de la ONU, jefes de estado, corporaciones o el Banco Mundial. Nuestro objetivo principal en el fortalecimiento de las marchas como la que tuvimos el 21 de septiembre no es para atacar las negociaciones climáticas de la ONU, sino para construir un movimiento que sea lo suficientemente fuerte como para desafiar y cambiar el sistema capitalista. La principal lección de esta semana es que tenemos que hacer movilizaciones permanentes aún más fuertes y con mensajes muchos más claros dirigidos a los principales contaminadores, que son las grandes corporaciones. Una marcha que pide “acción climática" sin decir claramente lo que la acción debe ser puede ser manipulada o utilizada para promover acciones equivocadas. En ese sentido, más de 370 organizaciones de todo el mundo han presentado un plan de 10 puntos para abordar realmente las causas estructurales del cambio climático. En las próximas negociaciones de la ONU en Lima, Perú, el reto para los movimientos sociales y populares es tener un plan de acción para apoyar demandas claras que puedan detener el caos climático. .

Pablo Solón es el ex embajador de Bolivia ante la ONU y actualmente es el director ejecutivo de Ficus on the Global South, un think tank activista con sede en Bangkok. 


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.