• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Cada país tendrá que continuar trabajando para mitigar los efectos negativos y abordar el daño infligido por el hambre.

Cada país tendrá que continuar trabajando para mitigar los efectos negativos y abordar el daño infligido por el hambre. | Foto: EFE

Publicado 28 julio 2020


Blogs



El organismo propone reactivar y ampliar los servicios para la detección temprana y el tratamiento de la emaciación.

La Unicef advirtió este martes que unos 6,7 millones de niños menores de cinco años podrían sufrir una desnutrición peligrosa en 2020, como resultado del impacto socioeconómico de la Covid-19.

LEA TAMBIÉN

Recomendaciones para proteger a niños de los peligros de Internet ante la Covid-19

En un comunicado emitido por la organización internacional se destaca que sin una acción urgente, el número global de niños que sufren de hambre podría llegar a casi 54 millones en el transcurso del año. Esto llevaría el desgaste global a niveles no vistos este milenio. 

La directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore, expresó que "han pasado siete meses desde que se informaron los primeros casos de Covid-19 y está cada vez más claro que las repercusiones de la pandemia están causando más daño a los niños que la enfermedad en sí".

Los directivos de Unicef, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, el Programa Mundial de Alimentos y la Organización Mundial de la Salud advirtieron que la pandemia del coronavirus está socavando la nutrición en todo el mundo, especialmente en los países de bajos y medios ingresos, con las peores consecuencias para los niños pequeños.

Añadieron que la Covid-19 también aumentará otras formas de desnutrición en niños y mujeres, incluyendo retraso en el crecimiento, deficiencias de micronutrientes y sobrepeso y obesidad como resultado de dietas más pobres y la interrupción de los servicios de nutrición.

Hicieron un llamamiento a salvaguardar el acceso a dietas nutritivas, seguras y asequibles como piedra angular de la respuesta a la Covid-19 protegiendo a los productores, procesadores y minoristas de alimentos.

Además abogaron por ampliar la protección social para salvaguardar el acceso a dietas nutritivas y servicios esenciales entre los hogares más pobres y afectados, incluido el acceso a alimentos enriquecidos.

De igual forma destacaron la necesidad de invertir decisivamente en el apoyo a la nutrición materno-infantil protegiendo la lactancia materna, evitando la comercialización inadecuada de fórmulas infantiles y asegurando el acceso de niños y mujeres a alimentos nutritivos y diversos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.