• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
A diferencia de Ford y Fiat Chrysler, que acordaron extender sus convenios, GM anunció que no extendería el convenio.

A diferencia de Ford y Fiat Chrysler, que acordaron extender sus convenios, GM anunció que no extendería el convenio. | Foto: Reuters

Publicado 15 septiembre 2019

Ambas partes difieren en temas referentes a salarios, beneficios de salud, seguridad laboral y respecto al estatuto de los trabajadores temporales.

El reconocido sindicato estadounidense United Auto Workers (UAW) convocó a huelga para la noche de este domingo a los cerca de 50 mil empleados de la poderosa empresa General Motors (GM), a fin de influir en las actuales negociaciones sobre un convenio colectivo en dicha compañía.

LEA TAMBIÉN:

¿Existe democracia real en el Orden Mundial Obligatorio de EE.UU.?

La decisión fue fruto del encuentro de responsables sindicales del gremio provenientes de todo el país la mañana de este 15 de septiembre, luego de que el sábado expirara el convenio colectivo de General Motors vigente desde el año 2015.

“Apoyamos a General Motors cuando más nos necesitaban. Ahora estamos unidos en solidaridad con nuestros miembros", anunció el vicepresidente sindical Terry Dittes en un comunicado.

A diferencia de Ford y Fiat Chrysler, que acordaron extender sus convenios colectivos, el sindicato de GM comunicó a la dirección el sábado que no estaba dispuesto a extender dicho pacto.

Las partes que conforman las negociaciones sobre el convenio están muy alejadas, según funcionarios de la UAW, pues tienen distintos puntos de vista en materia de salarios, beneficios de salud, seguridad laboral y respecto al estatuto de los trabajadores temporales.

Por ese motivo, la dirección del sindicato gremial recibió respaldo mayoritario de sus afiliados para la realización de una huelga en caso de ser necesario.

Ya para la mañana del domingo, unos 850 trabajadores de mantenimiento en cinco instalaciones de GM dejaron sus puestos de trabajo, afectando a ocho instalaciones en Ohio y Michigan.

La lucha del sindicato de GM ha estado encaminada a impedir el cierre de plantas de ensamblaje en esas ciudades estadounidenses, mientras los ejecutivos al mando de la empresa alegan que dicha medida es necesaria tomando en consideración los cambios en el mercado.

Los directivos de GM justifican el cierre de plantas con la carestía de salarios y beneficios de UAW en comparación con las plantas automotrices no sindicalizadas de la competencia en el sur de Estados Unidos.

De concretarse la huelga, se paralizaría la producción de GM en estados Unidos, y pudiera interrumpírsela fabricación de vehículos de la compañía en Canadá y México. Este sería el primer paro del sindicato desde 2007, cuando se frenaron las labores de la empresa durante dos días.  


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.