• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El secuestro se ha producido en una pequeña ciudad del campo georgiano de menos de 40.000 habitantes.

El secuestro se ha producido en una pequeña ciudad del campo georgiano de menos de 40.000 habitantes. | Foto: Ministerio del Interior Georgia

Publicado 21 octubre 2020


Blogs



Entre los rehenes estarían empleados y clientes de un banco del campo georgiano.

Un hombre con armas de fuego (granada y fusiles automáticos) mantiene el control la noche de este miércoles en un banco en Georgia, Tiflis, luego de tomar como rehenes a varios clientes y trabajadores de un banco local.

LEA TAMBIÉN: 

Secuestrador de bus en Ucrania es imputado por terrorismo

Una unidad de fuerzas especiales se encuentra en el lugar de los hechos, entretanto, el Ministerio del Interior de Georgia pidió a los medios no transmitir en directo la operación especial para la liberación de rehenes; al tiempo que anunció que abrió una causa penal por los delitos tipificados en los artículos 179 (toma de rehenes), 236 (asalto) y 144 (adquisición, posesión y porte ilegal de armas) del Código Penal georgiano.

De acuerdo a la nota del ente de seguridad: "Para que la operación se desarrolle de forma pacífica es críticamente importante observar todas las normas de seguridad en el territorio adyacente, y el Ministerio del Interior pide a los medios no transmitir en directo las imágenes de la operación especial".

Los hechos se suceden en Zugdidi, una pequeña ciudad de tan solo 40.000 habitantes y de acuerdo a informaciones preliminares, dentro del edificio se encuentran al menos 30 personas.

Se ha sabido que algunas personas (unos empleados que trabajarían en el tercer piso) habrían logrado escapar al techo del edificio del banco, los agentes de la Policía ya les ayudaron a bajar y todos se encuentran en un lugar seguro. Se precisa que los rehenes están retenidos en el primer piso.

De acuerdo a testimonios de empleados que lograron salir, el atacante disparó varias veces y gritó que era un robo con lo cual obligó a las personas a lanzarse al suelo. Poco después los ancianos fueron liberados. Al parecer el presunto agresor tenía consigo una lista con los números de teléfonos de los medios de comunicación y ya llamó a varios canales de televisión.

Dentro de las demandas del secuestrador se encontrarían: medio millón de dólares, un automóvil y un helicóptero, una prohibición categórica de la intervención policial, o de lo contrario los policías serán responsables de la vida de los rehenes.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.