• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Tras la captura de los mercenarios, se incautó un lote de armas, vehículos y otros medios.

Tras la captura de los mercenarios, se incautó un lote de armas, vehículos y otros medios. | Foto: AVN

Publicado 6 mayo 2020


Blogs



La Cancillería rusa señala que tomó con alarma la fallida acción mercenaria ocurrida el pasado 3 de mayo en Venezuela y buscaba generar desestabilización en el país.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia codenó  este miércoles las acciones de grupos armados que intentaron ingresar a Venezuela el pasado 3 de mayo con el objetivo de desestabilizar al país y promover un golpe de Estado.

LEA TAMBIÉN:

Pdte. de Venezuela, Nicolás Maduro, anuncia detención de cuatro nuevos terroristas en las últimas horas

En un comunicado, el ente señaló que tomó con alarma esa acción dirigida contra representantes de las autoridades legítimas de Venezuela y su liderazgo.

Para la Cancillería rusa, la incursión armada merece mayor repudio por cuanto ocurre en medio de la pandemia del coronavirus, que afecta a la totalidad de las naciones y cuya lucha requiere unificar los esfuerzos de todos.

Además, mencionó que, entre los involucrados, se encontraban personas asociadas con los servicios de inteligencia de Estados Unidos (EE.UU.).

La madrugada del pasado 3 de mayo, un grupo armado intentó ingresar al territorio de Venezuela a bordo de lanchas rápidas que fueron repelidas por sectores de la población y las fuerzas de seguridad.

Varios participantes, quienes pretendían asesinar al presidente Nicolás Maduro y a los altos dirigentes del Gobierno fueron capturados. Se incautó un lote de armas, vehículos y otros medios.

 

También este miércoles, el presidente Maduro mostró un video en el cual el militar estadounidense involucrado en el acto, Luke Denman, declara que el objetivo era secuestrar al jefe de Estado para llevarlo a territorio estadounidense.

El mandatario aseguró que tienen las pruebas y testimonios de que el grupo armado se entrenó en territorio colombiano y fue financiado por Bogotá y Washington.

Más temprano, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, negó que su país estuviese involucrado en la incursión. “Si hubiéramos estado involucrados, habría sido diferente”, afirmó.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.