• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Si se regresa a los trabajos durante la pandemia, se deberá limitar el riesgo de los empleados, clientes y visitantes.

Si se regresa a los trabajos durante la pandemia, se deberá limitar el riesgo de los empleados, clientes y visitantes. | Foto: teleSUR

Publicado 24 junio 2020


Blogs



Diversos sectores económicos del orbe, han adoptado una serie de medidas para prevenir el virus del coronavirus con el propósito de reactivar la producción y servicios.

La pandemia del nuevo coronavirus, continúa contagiando a personas de todo el mundo con un total de 9 millones 520.134 positivos de la Covid-19. No obstante, su impacto va cediendo en varias naciones, por lo que muchos países ya han relajado las medidas restrictivas como las cuarentenas.

LEA TAMBIÉN: 

¿Cómo influye la genética en los contagios por Covid-19?

Ante las flexibilizaciones, los estados establecido determinadas acciones y medidas que les permitan controlar la pandemia, en contextos de vuelta al trabajo en industrias, empresas de servicios profesionales, así como establecimientos minoristas y de servicios.

De acuerdo a un reporte especial del New England Journal of Medicine, todos los empleadores deben tomar medidas razonables para reducir el riesgo para sus empleados. Asimismo, “los establecimientos tienen obligaciones de derecho consuetudinario para garantizar que sus locales abiertos al público se mantengan en condiciones seguras sin riesgos ocultos y razonablemente evitables”.

 

Según el Consejo de Alta Tecnología de Massachusetts, para determinar los estándares de reapertura, se deben identificar los principales desafíos de la salud pública para reanudar las operaciones en el sitio y explorar las formas en que esto podría hacerse de manera más efectiva.

Medidas de prevención diaria de "baja tecnología"

Se pueden realizar controles de temperatura previo a la entrada con el uso de equipos que escanean la frente de las personas. I Foto: Freepik

Durante la pandemia, muchas industrias, servicios y  de operaciones esenciales han permanecido abiertas, incluidos hospitales y algunas clínicas, en las que los servicios prestados requieren personal de asistencia y contacto cercano.

En este sentido, explica el Consejo de Alta Tecnología de Massachusetts que existen múltiples soluciones de baja tecnología para evitar la transmisión, incluido el aplazamiento para asistir al trabajo o lugares públicos por parte de quienes se sienten mal, lavarse las manos con frecuencia, así como usar mascarillas de diseño y fabricación apropiados.

Asimismo, resaltan que tanto trabajadores individuales como clientes deben tomar medidas de protección en tiempo real, y para garantizar su cumplimiento, se deben imponer acciones correctivas justificadas como la disciplina de los empleados o la exclusión de personas no adherentes de una instalación física.

Para alentar a los trabajadores por hora a diferir de asistir al trabajo cuando están enfermos, los empleadores deberían ofrecer o extender los beneficios de licencia por enfermedad, lo que podría representar “un comportamiento ético del empleador para adaptarse a la enfermedad y así prevenir la transmisión”.

De igual forma, el Consejo de Alta Tecnología sugiere coordinar la reapertura de la industria con la reanudación de las escuelas, la guardería y el tratamiento diurno, así como realizar controles de temperatura previo a la entrada con el uso de equipos que escanean las frentes o miden la temperatura corporal con facilidad de uso, lo que evita retrasos indebidos y cuellos de botella en la entrada.

Controles ambientales y de ingeniería

Se deben mejorar el intercambio de aire y la filtración de aire en entornos cerrados. I Foto: Freepik

El informe del New England Journal of Medicine, explica que los controles ambientales y de ingeniería pueden mejorar el control y la seguridad de las infecciones, pues estos cambian la arquitectura de cómo trabajamos, estudiamos, compramos e interactuamos dentro de las instalaciones, además, no dependen de la cooperación individual y, por lo tanto, requieren menos monitoreo.

No obstante, explican que estos mecanismos son más caros que las intervenciones de baja tecnología que dependen de la adherencia individual, “pero reducen la necesidad de monitoreo y acción correctiva, con la propia arquitectura que previene las desviaciones de las prácticas de control de infecciones”.

Algunas de las medidas que podrían reducir riesgo de transmisión entre trabajadores, clientes y visitantes, según el Consejo de Alta Tecnología de Massachusetts, consisten en “colocar tabiques u otras barreras entre trabajadores o entre empleados y clientes, cumplir rigurosamente los estándares para sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado  y mejorar el intercambio de aire y la filtración de aire en entornos cerrados, y reducir la densidad de personal a través de horarios de trabajo escalonados”.

En tanto, recomiendan otras medidas administrativas como excluir del lugar de trabajo físico, de forma voluntaria u obligatoria, a cualquier persona con un riesgo elevado de enfermedad sintomática y resultados clínicos graves de la Covid-19.

Fuerza laboral y políticas de viaje de trabajo

Se podría segmentar la fuerza laboral para cualquier reanudación de los viajes de trabajo. I Foto: Freepik

La segmentación de la fuerza de trabajo puede ser contribuir al regreso a los trabajos en tiempos de pandemia. En este sentido, una estrategia podría ser alternar turnos de trabajo y permitir turnos muy tempranos y muy tardíos, reduciendo la densidad del entorno laboral y permitiendo a los empleados y a otras personas utilizar el transporte público en horas de menor actividad y menos concurridas.

Asimismo se pueden realizar grupos, con un lugar de trabajo asignado y días de trabajo desde casa para cada equipo.

En cuanto a los viajes de trabajo, refieren que aunque estas actividades se trasladaron en gran medida a medios remotos en los últimos meses, “algunos trabajadores y empleadores pueden considerar esenciales las reuniones de negocios cara a cara. Los riesgos de los viajes de negocios pueden mitigarse mediante estrategias de control de infecciones bien establecidas, como evitar el hacinamiento y el uso de máscaras”.

Además, se podría segmentar la fuerza laboral para cualquier reanudación de los viajes de trabajo, utilizando variables tales como “la necesidad de reuniones en persona, riesgo de enfermedad en destinos, riesgos de salud personal y políticas de destino que requieren cuarentena de llegadas por períodos definidos”.

Pruebas diagnósticas y rastreo de contactos

Si se realiza al inicio de los síntomas, puede permitir el aislamiento de los contactos antes de que puedan transmitir. I Foto: Freepik

Para limitar el riesgo de regresar a los empleados al lugar de trabajo y recibir clientes y visitantes, el Consejo de Alta Tecnología de Massachusetts sugiere examinar a los trabajadores para detectar la Covid-19, a través de métodos moleculares o de anticuerpos y, en segundo lugar, “desplegar el seguimiento electrónico de infecciones a través de aplicaciones descargadas en los dispositivos de telefonía móvil de los empleados”.

Por su parte, el rastreo de contratos, si se realiza rápidamente al inicio de los síntomas, puede permitir el aislamiento de los contactos antes de que a su vez puedan transmitir la infección durante su propio estado presintomático. En este caso, debido a la imposibilidad de los servicios de salud de realizar este seguimiento, han surgido métodos para realizarlos con el uso de aplicaciones móviles.

Estas soluciones, explican, utilizan información de geolocalización o asociación transmitida por dispositivos personales para identificar, a través de algoritmos electrónicos, contactos recientes de personas que han recibido un diagnóstico de Covid-19. “Dichos contactos pueden ser notificados, ya sea a través de sus dispositivos personales o por contacto personal directo, y se les aconseja buscar pruebas o auto-cuarentena”.

No obstante, se debe recordar que esta estrategia de usar aplicaciones móviles electrónicas tiene limitaciones. “Los algoritmos dependen de que un paciente índice informe voluntariamente un diagnóstico a través de la aplicación. Estas aplicaciones no pueden identificar el uso de medidas de control de infecciones, como las particiones de la habitación y el uso de máscaras, y por lo tanto podrían producir resultados que sobreestiman el riesgo basado únicamente en la proximidad”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.