• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Según los documentos revelados por Wikileaks sobre la guerra estadounidense contra Irak, el 63 por ciento de las víctimas eran civiles.

Según los documentos revelados por Wikileaks sobre la guerra estadounidense contra Irak, el 63 por ciento de las víctimas eran civiles. | Foto: Reuters

Publicado 16 abril 2019

A lo largo de la historia, EE.UU. ha intervenido en aquellos países contrarios a sus políticas, bajo el pretexto de implementar la democracia y proteger los derechos humanos. 

La excusa más frecuente de Estados Unidos para aplicar sanciones a otros países son las acusaciones y “preocupaciones” de Washington sobre lo que considera violación de derechos humanos, ausencia de democracia y terrorismo.

Lea también: ¿A quiénes y por qué sanciona Estados Unidos?

La política de aplicación de medidas coercitivas unilaterales, conocidas como “sanciones”, fue ideada durante la I Guerra Mundial, y viola la Carta de las Naciones Unidas porque esconde un agresivo modelo de intervención. Supone el uso de la coerción y la presión sobre las economías de aquellos países que Washington considera “enemigos”.

Se trata de la reedición de una ambición hegemónica. Más allá de la retórica que la justifica en nombre de la “democracia”, las sanciones son un instrumento de guerra, diseñado para vulnerar a los pueblos con el fin de doblegar Estados soberanos.

Irak, Siria, Vietnam... Son algunos países que Estados Unidos ha sancionado, pero ¿qué ha hecho antes o después de esas sanciones? Le contamos:

Intervención militar:

Las intervenciones de Irak, Vietnam y Siria serán las más reconocidas a nivel mundial. Sin embargo, las intervenciones norteamericanas también han tenido lugar en Latinoamérica.

De acuerdo a la Universidad de Harvard, entre 1838 y 1994, EE.UU. realizó 41 intervenciones militares, lo que quiere decir que, en promedio, cada dos años y cuatro meses los norteamericanos realizaron estas acciones. Muchas de ellas directas (envío de las tropas de manera abierta) y otras indirectas (tropas llegaban de manera encubierta).

En su mayoría, estas intervenciones dieron resultados radicales; cambiaron de manera radical la vida política, económica y social del país. 

 

Intervención política y económica:

Cuando un país latinoamericano establece un Gobierno que promueve reformas en pro de los trabajadores y las mayorías, la CIA interviene en favor "de la estabilidad regional".

Estados Unidos, bajo el pretexto de la lucha contra el "comunismo", constante enemigo de los intereses imperialistas, inició una política intervencionista en América Latina por medio de la Agencia Central de Inteligencia (CIA en inglés).

A los 69 años de cruentas batallas y miles de desapariciones forzadas, los latinoamericanos no deberían olvidar que siguen inmersos en una guerra contra el imperialismo y la dominación. 

"Resguardo" de los derechos humanos:

El tema humanitario ha sido, seguramente, el principal instrumento para llevar a cabo intervenciones en otros países.

La cuestión humanitaria fue la excusa empleada para llevar a cabo, en 2003, la invasión de EE.UU. a Irak, sin el aval del Consejo de Seguridad de la ONU, sosteniendo que el gobierno de Sadam Husein disponía de armas de destrucción masiva. Esta alegación nunca fue demostrada. Con la intervención se pretendía establecer una "democracia" en el país árabe, a su gusto.

Mientras tanto, la llamada injerencia por cuestiones humanitarias, desde 2003 hasta la actualidad, ha cobrado la vida de más de un millón de personas. De acuerdo con los 400 mil documentos revelados por WikiLeaks sobre la guerra estadounidense contra Irak, el 63 por ciento de las víctimas eran civiles.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.