• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Kristalina Georgieva es reconocida como una de las personalidades más poderosas de Europa del Este.

Kristalina Georgieva es reconocida como una de las personalidades más poderosas de Europa del Este. | Foto: Reuters

Publicado 25 septiembre 2019

A pesar de que Christine Lagarde, tras anunciar su renuncia del FMI  en julio, aseguró que el proceso de selección iba a ser "abierto, basado en el mérito y transparente", en el proceso de nominación solo Europa presentó a una candidata.

La economista búlgara Kristalina Ivanova Georgieva, quien se desempeñaba como directora general del Banco Mundial (BM) desde enero de 2017, fue elegida como nueva directora del Fondo Monetario Internacional (FMI).

LEA TAMBIÉN:

Kristalina Georgieva es la nueva directora gerente del FMI

Luego de intensas discusiones entre los miembros de la Unión Europea (UE), que evidenció divisiones internas entre Francia, que la apoyó, y Alemania, que prefería al exministro de Finanzas holandés, Jeroen Dijsselbloem, Georgieva fue designada como candidata a principios de agosto en una votación muy cerrada.

A pesar de que Christine Lagarde, tras anunciar su renuncia del FMI en julio pasado, aseguró que el proceso de selección iba a ser "abierto, basado en el mérito y transparente", solo Europa presentó a una candidata.

Como es tradicional, fruto de una norma no escrita luego de los acuerdos de Breton Woods hace 75 años, la dirección del FMI la asume un representante europeo, mientras su institución hermana, el BM, es asumida por un estadounidense.

Biografía

Georgieva es reconocida como una de las personalidades más poderosas de Europa del Este. Nació en 1953 en  Sofía, capital de Bulgaria, y comenzó su carrera como docente en el Departamento de Economía de la Universidad de Economía Nacional y Mundial de Sofía, desde 1977 hasta 1991, donde obtuvo su doctorado en Ciencias Económicas y una maestría en Economía Política.

Además, fue investigadora en la London School of Economics, profesora de la Universidad del Pacífico Sur y de la Universidad Nacional Australiana en 1990 y 1991, y se certificó en Finanzas Corporativas en la Escuela de Negocios de Harvard.

Carrera política

Desde 1993 empieza a trabajar en el BM, como economista especializada en medio ambiente, lo que la convierte más tarde en directora de Medio Ambiente y Desarrollo Social de la Oficina Regional de Asia Oriental y el Pacífico y, luego, en directora a cargo de la estrategia, las políticas y el financiamiento en esa área.

En 2004 fue nombrada directora del BM en representación de la Federación de Rusia, apostada en Moscú.

De 2007 a 2008 fue directora de Desarrollo Sostenible y estuvo a cargo de las políticas y de las operaciones de financiamiento en los sectores de infraestructura, desarrollo urbano, agricultura, medio ambiente y desarrollo social, donde supervisó cerca del 60 por ciento de las operaciones de financiamiento del Grupo Banco Mundial.

En 2008 fue designada como vicepresidenta y secretaria del BM, cargo que desempeñó hasta 2010, actuando como interlocutora entre la administración superior del Grupo Banco Mundial, su Directorio Ejecutivo y los países accionistas.

Tras ese período fue llamada a formar parte de la Comisión Europea, luego de que la candidata anterior del gobierno búlgaro declinara su nominación, con el cargo de comisaria europea de la Cooperación Internacional, Ayuda Humanitaria y Respuesta a las crisis.

Ya para 2014 se convirtió en vicepresidenta del organismo europeo y comisaria europea de Programación Financiera y presupuestos en la Comisión Juncker.

Además, Kristalina Georgieva fue candidata para secretaria general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), esperando suceder a Ban Ki Moon, no obstante fue la última en las votaciones, por lo que en 2016 sale de la comisión europea para regresar al BM.

Reputación

Georgieva desempeñó una función clave dentro del BM, tras la crisis financiera internacional de 2008, en la reforma de la estructura institucional de la entidad y en la consiguiente ampliación de capital en los procesos de rescate.

Asimismo, tiene una buena reputación pues se le conoce por ser defensora de las causas de la igualdad de género, como líder humanitaria y como luchadora contra el cambio climático global.

Como copresidenta de la Comisión Global de Adaptación, trabaja junto con Ban Ki-Moon y Bill Gates para equiparar la cuestión de la adaptación al cambio climático con la mitigación de dicho fenómeno.

En las instituciones internacionales para las que ha trabajado impulsó avances relacionados con el equilibrio de género, al contribuir a la meta de contar con un 40 por ciento de mujeres en los puestos de jerarquía para 2019 en la Comisión Europea (CE) y logrando la paridad en la administración superior del Banco Mundial.

La diplomática europea ayudó a configurar el programa de trabajo de la UE a partir de 2010. Como comisaria europea de Cooperación Internacional administró uno de los presupuestos más importantes del mundo destinados a la ayuda humanitaria y se constituyó en impulsora de iniciativas en favor de la resiliencia en todo el mundo.

Posteriormente, como vicepresidenta de Presupuesto y Recursos Humanos de la CE, estuvo a cargo de los 161 mil millones de euros del presupuesto de la UE y de 33 mil funcionarios distribuidos en sus instituciones en todo el mundo, y logró triplicar el financiamiento disponible para la crisis de los refugiados en Europa.

Durante el período comprendido entre el 1 de febrero al 8 de abril de 2019, Georgieva fue la presidenta interina del Grupo Banco Mundial, posición desde donde dirigió los esfuerzos encaminados a poner fin a la pobreza extrema para 2030 e impulsar la prosperidad compartida en todo el mundo.

Proceso de nominación al FMI

El proceso de nominación se cerró el viernes 6 de octubre para lo cual el FMI tuvo que reformar sus estatutos, pues hasta ese momento no se permitía que personas mayores de 65 años ocuparon el puesto de director general.

El nombramiento de Georgieva fue una forma de compensar a los países de Europa del Este, los que se quedaron sin ningún alto cargo en las instituciones de la UE cuando se decidió la renovación de la dirigencia del bloque, a principios de julio. pasado


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.