• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La región de Latinoamérica y el Caribe cuenta con mayoría de naciones que han abolido la Pena de Muerte, exceptuando a Guatemala y los Estados Unidos (EE.UU.). 

La región de Latinoamérica y el Caribe cuenta con mayoría de naciones que han abolido la Pena de Muerte, exceptuando a Guatemala y los Estados Unidos (EE.UU.).  | Foto: Notiamerica

Publicado 10 octubre 2019

Las naciones desarrollaron reformas jurídicas que contribuyen a acabar con esta práctica, por lo que de 54 países que tenían legalizada la pensa de muerte, disminuyó a 38 países.

El día Mundial Contra la Pena de Muerte se conmemora cada 10 de octubre, fue proclamada por la Coalición Mundial contra dicha práctica que atenta al derecho sagrado de la humanidad: Derecho a la Vida.

LEA TAMBIÉN:

Bolivia auditará resultados de elecciones generales

La primera vez que se conmemoró el día fue en el año 2003, diversas organizaciones defensoras de Derechos Humanos y asociaciones abolicionistas para erradicar la llamada pena capital, se unen en esta fecha para visibilizar las personas inocentes que han caído en esta acción jurídica que paulatinamente tiende a desaparecer.

En la actualidad, las naciones han desarrollado reformas jurídicas que contribuyen a desaparecer prácticas de ejecuciones, en 2005 un total de 54 países tenían como legal dicha condena, pero en un reciente informe de las Naciones Unidas publicado en 2016, esboza que disminuyó a 38 países.

La región de latinoamérica y el Caribe cuenta con mayoría de naciones que han abolido la Pena de Muerte, exceptuando a Guatemala y los Estados Unidos (EE.UU.)

Inocentes condenados a la Pena de Muerte

El joven John Thompson fue ejecutado en 1999 en los EE.UU., a pesar de ser inocente. Thompson pasó varios años en la cárcel, injustamente condenado por los delitos de robo y asesinato suscitado en 1985. Después de su ejecución, su abogado encontró una carpeta que confirmaba la inocencia de su cliente. 

Siguiendo con casos indignantes de la justicia estadounidense, en 1983 fue ejecutado Juan Roberto Meléndez, en un principio fue acusado de asesinato y las únicas pruebas eran dos testimonios de criminales en su contra, posteriormente un juez dictaminó aplicarle la inyección letal. 

Sin embargo, cuando se reabrió el caso para revisar con minuciosidad las evidencias, descubrieron que las pruebas no eran suficientes para condenar a un aprehendido a la pena de muerte.

Un juez de Washington acuso en 2006 a Carlos DeLuna de haber asesinado a la empleada de conveniencia del estado Texas, Wanda López, a posteriori fue ejecutado sin prueba contundente. Después de dos años, el verdadero asesino que corresponde con el nombre de Carlos Hernández, había confesado el crimen pero no tuvo atención del jurado.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.