• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Francisco abogó ante las autoridades iraquíes por que "nadie sea considerado como un ciudadano de segunda clase".

Francisco abogó ante las autoridades iraquíes por que "nadie sea considerado como un ciudadano de segunda clase". | Foto: EFE

Publicado 5 marzo 2021


Blogs



"Basta de violencia, de extremismos, de facciones, de intolerancias", afirmó el Papa en su primer discurso en Irak. 

El Papa Francisco clamó este martes "¡Que callen las armas!" en su primer discurso poco después de llegar a Irak, en la que constituye su primera visita apostólica al país árabe, devastado por guerras, persecuciones y actualmente por la pandemia de la Covid-19. 

LEA TAMBIÉN:

Papa Francisco llega a Irak en visita histórica

Durante su encuentro con las autoridades iraquíes, incluido el mandatario Barham Salih, quien envió la invitación oficial al papa, el Pontífice habló de los problemas de la nación árabe. "Basta de violencia, de extremismos, de facciones, de intolerancias", dijo.

Francisco abogó ante las autoridades iraquíes por que "nadie sea considerado como un ciudadano de segunda clase", en alusión a los grupos religiosos que existen en el país, incluyendo a los cristianos, que representan solo el uno por ciento  de la población.

El pontífice denunció "una barbarie insensata y deshumana" perpetrada en Irak, la antigua Mesopotamia, "cuna de la civilización". Tras la discusión asuntos políticos, el sumo pontífice iniciará la etapa más espiritual y popular de su camino.

Francisco instó además a luchar contra la corrupción, la razón por la que cientos de miles de iraquíes se manifestaron en las calles durante meses a finales del 2019. En aquel entonces, Francisco llamó a Irak a dejar de reprimir a sus jóvenes. 

El sumo Pontífice recorrió 1.445 kilómetros, la mayoría por aire, para evitar las zonas donde los yihadistas aún se esconden, y tras su bienvenida expresó la frase al saludar a los cristianos que permanecieron en el territorio iraquí, a pesar de la violencia y la pobreza.

La máxima autoridad de la Iglesia católica tiene 84 años, está vacunado contra la Covid-19 y le falta una parte de un pulmón. A su llegada a Bagdad (capital), cumplió los protocolos de  salud para apoyar a una de las comunidades cristianas más antiguas del mundo. 

La estancia de Francisco en Irak concluirá el 8 de marzo. En su programa, está previsto que se reúna con los musulmanes y el gran ayatolá Ali Sistani, de 90 años, el líder espiritual de los chiíes de Irak y de todo el mundo.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.