• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La OPS ha mostrado su preocupación por la promoción del dióxido de cloro como tratamiento contra la Covid-19.

La OPS ha mostrado su preocupación por la promoción del dióxido de cloro como tratamiento contra la Covid-19. | Foto: EFE

Publicado 6 agosto 2020


Blogs



La institución respondió a quienes recomiendan el uso de esta sustancia para tratar la Covid-19.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) insistió en que el dióxido de cloro y sus derivados son altamente tóxicos para el ser humano y, en tal sentido, recomienda evitar su ingesta como tratamiento contra la Covid-19.

LEA TAMBIÉN:

América Latina rebasa los 5.000.000 de casos de coronavirus

El director del Departamento de Enfermedades Infecciosas de la OPS, Marcos Espinal, aseguró que esos productos se usan para desinfectar objetos, pero que no deben ser empleados por las personas como medicamento.

Ante las opiniones que proliferan, sobre todo en la región de las Américas, acerca de los beneficios de ingerir esta sustancia como tratamiento contra el nuevo coronavirus, Espinal precisó que no existe ningún ensayo clínico o resultado fehaciente de calidad que sugiera su efectividad contra la enfermedad generada por el SARS-Cov2.

Señaló que se trata de un gas amarillento muy tóxico que reacciona químicamente muy fuerte y puede producir diarreas, neumonía y otra serie de eventos, incluso la muerte.

Espinal aseveró que, de acuerdo con informaciones publicadas, muchas personas en América Latina lo están consumiendo al ser promovido como milagroso por algunas compañías o individuos.

El dióxido de cloro es utilizado como blanqueador en la fabricación de papel, en plantas públicas de tratamiento de agua y en el proceso de descontaminación de construcciones. Al reaccionar en agua genera iones clorito, con alta capacidad de eliminar bacterias y otros microorganismos en medios acuosos.

La OPS advirtió que desde hace varios años algunos productos que contienen dióxido de cloro o derivados se han promocionado como terapéuticos para la cura de diversas afecciones, sin contar con ninguna evidencia científica sobre su eficacia.

Frente a la Covid-19 se han promovido en el mercado numerosos productos que contienen dióxido de cloro o derivados, solos o en combinación, que indican falsamente tener propiedades curativas para la enfermedad e incluso otras dolencias asociadas.

Entre las reacciones y afectaciones, si se ingiere, están irritación de la boca, el esófago y el estómago, con un cuadro digestivo irritativo severo, náuseas, vómitos y diarreas, además de graves trastornos hematológicos, cardiovasculares, respiratorios y renales.

Su inhalación a través de nebulizadores puede generar edema pulmonar, broncoespasmos, neumonitis química y edema de glotis e incluso producir la muerte si las exposiciones están por encima del valor límite profesional. Mientras las concentraciones elevadas pueden ocasionar efectos adversos en distintos órganos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.