• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Grupos especializados en primates y fauna recomiendan que las visitas realizadas por parte de los humanos se reduzcan al mínimo necesario.

Grupos especializados en primates y fauna recomiendan que las visitas realizadas por parte de los humanos se reduzcan al mínimo necesario. | Foto: EFE

Publicado 2 abril 2020


Blogs



La supervivencia de estas especies ya se encuentra amenazada por la pérdida de su hábitat, la caza ilegal y otras enfermedades.

El coordinador de la Alianza para la Supervivencia de los Grandes Simios de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Johannes Refisch, advirtió que brotes como el nuevo coronavirus Covid-19 suponen una amenaza para la conservación de especies como los grandes simios, chimpancés, bonobos, gorilas y orangutanes.

LEA TAMBIÉN:

¿Qué pasa en el ambiente durante la cuarentena por la pandemia?

En entrevista con el programa de ONU para el Medio Ambiente, Refisch explicó que, si bien desconocen si los grandes simios son susceptibles al Covid-19, la evidencia científica refiere que sí pueden infectarse con muchos otros patógenos respiratorios humanos, como la infestación de chimpancés silvestres con el coronavirus humano OC43 en Costa de Marfil.

En cuanto a las posibles consecuencias de infección entre grupos de grandes simios, Refisch recordó que la supervivencia de estas especies ya está amenazada por la pérdida de hábitat, la caza ilegal y otras enfermedades, por lo que “la contracción del SARS-CoV-2 se sumaría a estos desafíos”.

"El ébola, por ejemplo, una fiebre hemorrágica que afecta tanto a los humanos como a los grandes simios, ha llevado a tasas de mortalidad de hasta 95 por ciento en gorilas y los cálculos indican que algunas de esas poblaciones afectadas necesitarán más de 130 años para recuperarse", detalló el funcinario.

Sobre la reducción de los riesgos que implica el virus para los grandes simios, Refisch mencionó que grupos especializados en primates y fauna recomiendan que las visitas realizadas por parte de los humanos se reduzcan al mínimo necesario para garantizar el monitoreo de seguridad y salud de los ejemplares.

Además, ambos propusieron la reducción de la investigación de campo, así como otros mecanismos para compensar la pérdida de ganancias y empleo del turismo, razón por la cual la mayoría de estos espacios fueron cerrados desde el 23 de marzo de 2020.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.