• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
En julio de 2020 Sudán aprobó una Ley que penaliza la mutilación genital femenina.

En julio de 2020 Sudán aprobó una Ley que penaliza la mutilación genital femenina. | Foto: EFE

Publicado 6 febrero 2021


Blogs



Según UNFPA Colombia es el único país de América Latina en el que se practica la mutilación genital femenina.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) dedicada a promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, en su sitio oficial emitió este sábado una declaración a propósito de conmemorarse este sábado el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina.

LEA TAMBIÉN:

Suman 26 los feminicidios en 2021 en Argentina, según ONG local

“Este Día Internacional de Tolerancia Cero con la mutilación genital femenina es el momento de encabezar el cambio dondequiera que tengamos voz e influencia; de financiar los enfoques que sabemos que funcionan y de apoyar a las organizaciones de mujeres para que los apliquen”, subrayó la ONU.

El organismo multilateral acotó que es tiempo “de exigir responsabilidad por las acciones comunitarias y estatales; de prestar apoyo esencial a los servicios sanitarios y sociales para las sobrevivientes de la mutilación genital femenina; y de escuchar las voces de las adolescentes y las jóvenes, y hacer posible que decidan lo que sucede con sus propias vidas y sus cuerpos”.

Según datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF, por sus siglas en inglés), más de 200 millones de niñas y mujeres vivas en la actualidad han sido víctimas en una treintena de países de África, Medio Oriente y Asia de mutilación genital. Asimismo se calcula que cada año más de tres millones de niñas corren el riesgo de padecerla en cualquier momento.

Hay cuatro tipos de mutilación genital femenina: 1) resección parcial o total del glande del clítoris y/o del prepucio del clítoris; 2) resección parcial o total del glande del clítoris y los labios menores (pliegues internos de la vulva), con o sin escisión de los labios mayores (pliegues cutáneos externos de la vulva); 3) infibulación o estrechamiento de la abertura vaginal mediante el corte, la recolocación y la sutura de los labios menores o mayores; y 4) punción, perforación, incisión, raspado o cauterización de la zona genital.

Entre algunas de las comunidades africanas donde se han vulnerado los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres se encuentran Benin, Burkina Faso, Camerún, Chad, Costa de Marfil, Djibouti, Egipto, Etiopía, Eritrea, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea-Bissau, Kenya, Liberia, Malí, Mauritania, Níger, Nigeria, República Centroafricana, República Democrática del Congo, República Unida de Tanzanía, Senegal, Sierra Leona, Somalia, Sudán, Togo, Uganda, Yubuti y Zambia.

De acuerdo al Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA), Colombia es el único país de América Latina en el que se practica la mutilación genital femenina, cuyas víctimas son niñas indígenas.

“Colombia es el único país de América Latina que ha reconocido que la mutilación o ablación genital femenina aún se practica en algunas comunidades indígenas; sin embargo, no existe un registro preciso del número de niñas afectadas en el país, aunque sí sabemos que han fallecido niñas como consecuencia de esta práctica”, precisa UNFPA.

OONUMujeres insiste en su sitio oficial que en “un mundo en el que el poder y las oportunidades están determinadas por el género, las prácticas nocivas del matrimonio infantil, precoz y forzado y la mutilación genital femenina (MGF) despojan diariamente a millones de niñas de su infancia, su educación, su salud y sus aspiraciones”.

Agrega además que “en muchas comunidades, el matrimonio precoz y la mutilación genital femenina van de la mano porque las personas creen que mutilar a una niña aumenta sus posibilidades de contraer matrimonio”.

La organización de las Naciones Unidas dedicada a promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, Onu Mujeres subraya que la mutilación genital femenina fue reconocida oficialmente como una forma de violencia contra la mujer y una violación de los derechos humanos en la Declaración de 1993 sobre la eliminación de la violencia contra la mujer.

Uno de los países donde recién se aprobó una ley que penaliza la mutilación genital femenina fue Sudán, en julio de 2020. En dicho texto declaratorio se precisa que “cualquier persona que la haga será condenada a una pena de hasta tres años de cárcel”.  


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.