• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La ONU pide que se designe la atención a la salud sexual y reproductiva como un servicio esencial

La ONU pide que se designe la atención a la salud sexual y reproductiva como un servicio esencial | Foto: ONU

Publicado 14 abril 2021


Blogs



El organismo multilateral contabiliza más de 2.500 casos de violencia sexual relacionadas con situaciones de conflicto en 2020.

La representante especial del secretario general de Naciones Unidas sobre la violencia sexual en conflicto, Pramila Patten, ante el Consejo de Seguridad de dicho organismo precisó este miércoles que la violencia sexual contra las mujeres en situaciones de conflicto ha aumentado con la pandemia de la Covid-19.

LEA TAMBIÉN:

ONU advierte sobre aumento de violencia contra palestinos

"Puede que pasen varios meses antes de que conozcamos la escala y el alcance -la extensión y el impacto- de estas atrocidades", declaró la alta funcionaria de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Patten alertó que más de 2.500 casos de violencia sexual están relacionadas con las situaciones de conflicto en 2020, "la gran mayoría de estos incidentes fueron contra mujeres y niñas (96 por ciento). También se constató que ocho casos verificados tenían como objetivo a las personas LGBTQI", agregó.

Pramila Patten aseveró que en las remotas regiones montañosas del norte y centro de Tigray en Etiopía, las mujeres y niñas son objeto de violencia sexual "con un nivel de crueldad incomprensible".

En Tigray, los trabajadores sanitarios denuncian a diario nuevos casos de violaciones individuales y en grupo, a pesar de su temor a las represalias y a los ataques contra el limitado número de refugios y clínicas que siguen funcionando, precisa Naciones Unidas.

"Muchos supervivientes han roto su silencio; pero muchos otros han sido rotos por el silencio que se les ha impuesto", precisó Pramila Patten. “La vergüenza, el aislamiento, el rechazo y la angustia de no tener dónde ir han destrozado vidas y medios de vida”, acotó la representante de las Naciones Unidas.

“Las mujeres marginadas tienden a quedar cada vez más relegadas en tiempos de crisis y tensión social”, dijo la funcionaria y señaló que la falta crónica de denuncias de violencia sexual en tiempos de guerra, debido al estigma, la inseguridad, el miedo a represalias y la falta de servicios, se ha visto agravada por las medidas para contener la pandemia de la Covid-19.

Pramila Patten acotó que el análisis de la ONU tiene un enfoque interseccional y “muestra cómo la intersección de formas de desigualdad, basadas en la etnia o la política, la edad, la discapacidad, la orientación sexual y la identidad de género, los ingresos y la situación migratoria, aumentan los riesgos a los que se enfrentan las personas, en un contexto histórico, estructural y asimetrías sistémicas de poder”.

La funcionaria precisó que existe un clima político global de represión de los derechos de las mujeres y de reducción del espacio cívico. De igual manera la nota de prensa refiere que el informe de la ONU señala casos de violencia sexual contra mujeres detenidas por supuestas violaciones de toques de queda y cuarentenas; así como violaciones cometidas por grupos armados que han aprovechado la pandemia para ampliar sus operaciones y ganar terreno.

La ONU pide que se designe la atención a la salud sexual y reproductiva como un servicio esencial para evitar su infrafinanciación y el documento también pide que se cierre la brecha en la responsabilidad judicial y la reparación a las víctimas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.