• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Si el Parlamento israelí no decide un candidato para formar Gobierno, el presidente Reuven Rivlin podrá elegir uno según estime

Si el Parlamento israelí no decide un candidato para formar Gobierno, el presidente Reuven Rivlin podrá elegir uno según estime | Foto: EFE

Publicado 26 marzo 2021


Blogs



Aunque la polarización entre las fuerzas políticas está muy extendida, muchas no desean la reelección de Netanyahu

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, no obtuvo la mayoría de votos para formar Gobierno, tras el escrutinio definitivo de las boletas.

LEA TAMBIÉN:

Netanyahu gana, aunque sin mayoría, elecciones en Israel

Con solo 52 escaños el actual premier israelí no alcanza la mayoría después del cuarto proceso electoral en dos años, cayendo en un ciclo sin fin, donde tampoco la oposición logró mayoría, pues se quedó en los 57 escaños.

El ultraderechista Yamina junto a siete diputados y el islamista Raam, con otros cuatro, son claves para formar un nuevo Ejecutivo.  Y una quinta contienda electoral se avizora en el camino.

Según el periodista Amos Harel, reseñado en los medios locales, Netanyahu es “el equivalente político del barco que bloquea el canal de Suez”. El actual premier es el de mayor permanencia en el cargo en la historia de Israel, por lo que, de acuerdo con Amos, el nuevo resultado electoral parece un bloqueo.

El rejuego de los partidos políticos

Por otra parte, el Parlamento tampoco ha variado mucho su composición tras estas elecciones. Los partidos se enfrentan a una situación extrema, pues, aunque no llegue a la mayoría de 61 escaños, Netanyahu tiene a su favor formaciones políticas integradas por religiosos, ultraortodoxos y nacionalistas.

Esta situación se mantendrá, aun cuando el partido ultraderechista Yamina apoye al premier, exmiembro del gabinete del jefe de Gobierno y que no ha confirmado si se situará al lado de su excolega.  Por lo tanto, los cuatro diputados de Raam tienen la llave de un posible gobierno con Netanyahu.

Por su parte, el líder de Sionismo Religioso, Bezalel Smotrich, afirmó en su cuenta de la red social Facebook que “no habrá un gobierno de derecha basado en el partido Ra'am de Mansour Abbas, punto”.

“Las voces irresponsables de algunos elementos de derecha en los últimos días que apoyan tal dependencia reflejan una confusión peligrosa”, agregó.

Mientras tanto, el bloque en contra del actual primer ministro está en disyuntiva. Con 57 escaños, necesitaría el apoyo de Naftalí Bennet de Yamina o del islamista Abbas. “No es el sueño de mi vida sentarme con Bennett en la coalición”, advirtió la líder laborista, Merav Michaeli, “pero con el entendimiento de que una gran necesidad para reconstruir el Estado de Israel es reemplazar a Netanyahu como primer ministro, uno debe ser muy creativo”.

Ante unas posibles quintas elecciones el verano próximo, el partido Yisrael Beytenu (Israel Nuestro Hogar) comenzó a mover fichas para presentar una ley que impida que Netanyahu pueda reelegirse. Muchos políticos sostienen que un primer ministro en juicio por supuesta corrupción no debería poder seguir concurriendo a unos próximos comicios.

Comicios por quinta ocasión

Los israelíes están aspirando a un gobierno viables y estable, según reportan los medios locales. No obstante, analistas consideran que por el momento ninguno de los líderes relevantes confía lo suficiente entre sí como para arriesgarse a hacer compromisos.

Durante la campaña electoral se establecieron algunas líneas de Gobierno bien diferenciadas para evitar perjudicarse en los próximos comicios, por lo que unas nuevas elecciones impedirían estas alianzas.

El Knéset (Parlamento de Israel) estará fragmentado en 13 partidos y menos de un 25 por ciento de mujeres ocupando escaños. El Comité Electoral dará los resultados oficiales el próximo miércoles al presidente israelí, Reuven Rivlin, que llamará a consultas a las formaciones y luego estas deberán presentar un candidato al mandatario para formar Ejecutivo.

El candidato tendrá 28 días para formar gobierno, más 14 días con autorizo del presidente de ser necesario. De no lograrlo, Rivlin podrá elegir un segundo candidato que tendrá plazos similares.

 

   
 

Muchos expertos prefieren evitar la proyección de unos quintos comicios para dar paso a Benny Gantz como primer ministro. Si llegado noviembre, ningún gobierno ha tomado posesión, el líder de la desmembrada coalición Azul y Blanco tendría que sustituir a Netanyahu, según lo pactado en 2020. Esta sería una opción extrema y poco probable, mientras que la nación israelí se desgasta en un ciclo electoral sin fin.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.