• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Mandela fue conocido -en señal de respeto y cariño- como Madiba, título con el que el concejo de ancianos de su tribu honra la vida de una persona honorable y gloriosa.

Mandela fue conocido -en señal de respeto y cariño- como Madiba, título con el que el concejo de ancianos de su tribu honra la vida de una persona honorable y gloriosa. | Foto: EFE

Publicado 12 junio 2019





Un 12 de junio de 1964, Mandela fue condenado a cadena perpetua y pasó 27 años encerrado en la cárcel de máxima seguridad de Robben Island, frente a las costas de Ciudad del Cabo.

Nelson Mandela se convirtió en el primer presidente de raza negra de Sudáfrica al ganar las primeras elecciones democráticas en la historia del país, las cuales se desarrollaron del 26 al 29 de abril de hace 25 años.

LEA TAMBIÉN

Las 5 lecciones de vida para aprender de Mandela

Mandela alcanzó la presidencia a la edad de 75 años, en lo que fue la culminación de una dilatada lucha contra el apartheid. Llegó a ese sitio gracias a su liderazgo, su voluntad férrea, la fuerza de la razón y su creencia en la igualdad, la justicia y en los derechos humanos.

La Sudáfrica del siglo XX. El régimen del apartheid

En el siglo XX, la minoría blanca (21 por ciento de la población) dominaba a la mayoría negra (79 por ciento) en Sudáfrica. El régimen conocido como apartheid mantenía separados a los blancos de los negros. Había sitios diferentes para estudiar, para moverse, para vivir. A la población negra se le negaba el derecho al voto, a mantener relaciones con blancos y, por supuesto, a casarse.

Este es el contexto en que vive Mandela, quien decía que “nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión. La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar. El amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario”.

Mandela nació el 18 de julio de 1918, en el pueblo de Mvezo, de solo 300 habitantes. Su primer nombre fue Rolihlahla, que significa “revoltoso”. A la edad de siete años su maestra lo llamó Nelson, de acuerdo con la costumbre de dar a todos los escolares un nombre cristiano.

Comienza su lucha por la igualdad y la democracia

A los 19 años de edad, Mandela, cuyo padre murió cuando tenía 9 años, ingresó a un internado para negros de Ford Hare con el objetivo de hacer sus estudios superiores. No logró graduarse debido a que fue expulsado por unirse a una protesta estudiantil.

Instalado en la ciudad de Johannesburgo, en 1941, conoce a Walter Sisulu, quien le ayudó a terminar sus estudios de Derecho y encontrar trabajo en un despacho de abogados. Mandela entra por intermediación de Sisulu, al Congreso Nacional Africano, que lucha contra la opresión de los negros de Sudáfrica.

En 1948, Partido Nacional consolida el régimen racial, creando el  apartheid, oficialmente “el desarrollo separado de cada raza en la zona geográfica que le es asignada”.

En este periodo Mandela promueve diversas iniciativas para construir en Sudáfrica un Estado multirracial, igualitario y democrático y una política de justicia social. Entra y sale en múltiples ocasiones de la cárcel hasta su encierro definitivo en 1963, cuando es acusado -junto a otra decena de personas- y encontrado culpable de traición y conspiración para acabar con el gobierno.

27 años en la cárcel de Robben Island

 

Mandela es su propio defensor durante su juicio donde emite las siguientes palabras: “He luchado contra la dominación blanca y he luchado contra la dominación negra. Siempre he soñado con la idea de una democracia y una sociedad libre en la cual las personas vivan juntas en armonía y con igualdad de oportunidades. Un ideal que quiero ver hecho realidad. Pero, si es necesario, un ideal por el que estoy preparado para morir”.

Es condenado a cadena perpetua y pasa 27 años encerrado en la cárcel de máxima seguridad de Robben Island, frente a las costas de Ciudad del Cabo.

Fin del apartheid e inicio de la democracia

En 1990, Sudáfrica sufría años de aislamiento y estaba sometido a la presión de la comunidad internacional, por lo que el presidente Frederik de Klerk legaliza el Congreso Nacional Africano y libera a Mandela, con quien sostiene negociaciones para desmantelar el régimen racial. En 1993 ambos son merecedores del Premio Nobel de la Paz.

Mandela emite su voto en 1994. I Foto: Wikimedia.

En 1994, del 26 al 29 de abril, los sudafricanos participan en las primeras elecciones generales con el derecho al voto universal. Mandela, postulado a la presidencia por el Congreso Nacional Africano y otros partidos, gana los comicios con el 62.65 por ciento de los votos, más de 12 millones de sufragios.

Mandela encabezó un gobierno de Unidad Nacional junto a De Klerk y Thabo Mbeki, como vicepresidentes.

En su discurso de toma de posesión, Mandela expresó:  Debemos actuar como un pueblo unido, para la reconciliación nacional (...) Que haya justicia para todos. Que haya paz para todos. Que haya trabajo, pan, agua y sal para todos (...) Que nunca, nunca, nunca más esta bella tierra experimente de nuevo la opresión de unos por otros ni sufra la indignidad de ser el apestado del mundo”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.