• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Las fuerzas de seguridad reprimió con munición real y gases lacrimógenos a los manifestantes en la ciudad de Ragún.

Las fuerzas de seguridad reprimió con munición real y gases lacrimógenos a los manifestantes en la ciudad de Ragún. | Foto: EFE

Publicado 3 marzo 2021


Blogs



Más de 50 personas han muerto en Myanmar durante las protestas y manifestaciones contra la junta militar.

Durante una nueva jornada de protestas en Myanmar, al menos 38 personas fallecieron y varios resultaron heridos este miércoles a causa de la represión de las fuerzas de seguridad del país asiático.

LEA TAMBIÉN:

Denuncian que policía de Myanmar sigue empleando munición real

Al menos 38 personas murieron este miércoles en una nueva jornada de protestas contra la junta militar violentamente reprimidas por las fuerzas de seguridad, según la enviada especial de la ONU, Christine Schraner Burgener.

“Hoy fue el día más sangriento desde que ocurrió el golpe”, dijo Schraner Burgener en una conferencia de prensa para repasar la situación en el país asiático desde que los militares tomaron el poder el mes pasado.

La Policía de Myanmar volvió a disparar contra los manifestantes este 3 de marzo, según informó la Asociación de Asistencia para Presos Políticos.

Por otra parte, seis periodistas, todos arrestados mientras cubrían las protestas, fueron acusados por las autoridades de violar una ley de orden público que podría llevarlos a prisión.

Entre los fallecidos se encuentra un adolescente que murió tras recibir un disparo en la cabeza en la ciudad de MyanGyan, mientras que otros dos manifestantes, un varón y una mujer, perecieron por heridas de bala en Mandalay.

Las manifestaciones en rechazo al nuevo gobierno militar continuaron este miércoles a lo largo del país a pesar de la brutal represión policial.

Más de 50 personas han muerto en Myanmar durante las protestas y manifestaciones contra la junta militar que tomaron el poder tras un golpe militar el 1 de febrero.

La Policía y el Ejército de Myanmar reprimieron manifestaciones en Rangún y otras ciudades del país, con gases lacrimógenos, balas de goma y granadas aturdidoras; sin embargo, una vez se calma la situación, los manifestantes regresan una y otra vez a las calles para proseguir con la protesta.

Desde la asonada militar a inicios de febrero, al menos 1.294 personas han sido detenidas, incluida la líder birmana, Aung San Suu Kyi, conforme al último balance de cifras de la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP) en Myanmar.

Al menos 15 periodistas permanecían hasta el martes retenidos por los militares, entre ellos seis que son acusados de violar las leyes de orden público.

El martes pasado, durante una reunión de ministros de exteriores de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean), los representantes de Indonesia, Malasia, Filipinas y Singapur pidieron la liberación de la líder birmana Suu Kyi y otros detenidos.

A finales de febrero la ONU alertó sobre el incremento de la violencia por parte de la junta militar contra los manifestantes en Myanmar.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.