• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Según especialistas, el objetivo del ministro es acelerar aún más el ritmo de destrucción ambiental en el país

Según especialistas, el objetivo del ministro es acelerar aún más el ritmo de destrucción ambiental en el país | Foto: EFE

Publicado 28 septiembre 2020


Blogs



De aprobarse se derogarán leyes que definieron límites de áreas de conservación permanente para la vegetación baja.

El ministro de Medio Ambiente de Brasil, Ricardo Salles, presentó este lunes un proyecto donde se revocan tres resoluciones relacionadas con el cuidado y la protección medioambiental, una propuesta que contó con un dictamen favorable por parte de la Procuraduría General.

LEA TAMBIÉN

Ministerio ambiental señala de "gigantesco" incendio en Pantanal, Brasil

La propuesta de Salles derogaría las resoluciones nº 284/2001, sobre la concesión de licencias de proyectos de riego; nº302 / 2002, sobre definiciones y límites de Áreas de Conservación Permanente de embalses artificiales y régimen de uso circundante; y nº 303/2002, sobre parámetros, definiciones y límites de Áreas de Conservación Permanente.

De esta forma, se favorece la construcción de hoteles en la costa brasileña, en detrimento de 1.6 millones de hectáreas de áreas de protección permanente que se han vuelto de interés para el sector inmobiliario y los camaroneros.

De acuerdo con especialistas medioambientales, el objetivo del titular es acelerar aún más el ritmo de destrucción ambiental en el país de una nueva forma para la agroindustria y demás sectores.

La agenda también incluye la autorización para quemar contaminantes orgánicos persistentes, como residuos de plaguicidas, en hornos de producción de clínker, el principal insumo de la industria cementera.

Con la reformulación del Consejo Nacional del Medio Ambiente (Conama) decretada por Bolsonaro el año pasado, los ministerios de Economía, Infraestructura, Agricultura, Minas y Energía, Desarrollo Regional, Casa Civil y la Secretaría de Gobierno mantuvieron representantes en el concejo.

Por otra parte, la sociedad civil, que tenía 23 representantes en la junta y ambientalistas, miembros de pueblos indígenas y tradicionales, trabajadores rurales, policías militares y departamentos de bomberos y científicos, ahora tiene derecho a solo cuatro escaños.

Por otra parte, el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro creó este lunes una secretaría específica para cuidar de los asuntos de la Amazonía brasileña en medio de la creciente presión internacional por su cuestionada política medioambiental.

El Ministerio de Medio Ambiente oficializó la puesta en marcha de la Secretaría de la Amazonía y Servicios Ambientales, la cual será responsable por coordinar las políticas de control y prevención de deforestación ilegal y de incendios, entre otros asuntos.

La preocupación por la Amazonía motivó una coalición inédita compuesta por más de 200 organizaciones de la sociedad civil, empresas del agronegocio y el sector financiero, las cuales enviaron al Gobierno de Bolsonaro una carta con una serie de medidas para reducir la deforestación.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.