• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Mientras el Gobierno de la Comunidad confina el sur de Madrid, los jóvenes de los barrios obreros han salido a protestar.

Mientras el Gobierno de la Comunidad confina el sur de Madrid, los jóvenes de los barrios obreros han salido a protestar. | Foto: Twitter Más Madrid

Publicado 25 septiembre 2020


Blogs



En contraste, el Gobierno central recomienda el confinamiento de toda la Comunidad, mientras el sur madrileño protesta.

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, controlada por el Partido Popular, anunció la ampliación de las restricciones vigentes desde el lunes a ocho nuevas zonas de salud. Asimismo, continúan las protestas protagonizadas por los habitantes de los barrios obreros confinados, ubicados en el sur de la ciudad capital de España.

LEA TAMBIÉN: 

España acumula 704.209 casos confirmados con la Covid-19

Con la nueva extensión suman ya 45 los territorios en esa condición en la Comunidad, sobre todo del sur. Las medidas buscan frenar la escalada de la propagación de la Covid-19 durante la llamada "segunda ola".

Madrid reporta zonas básicas de salud con tasas de contagios de 1.000 por cada 100.000 habitantes, pues ha diagnosticado casi 50.000 positivos en los últimos 14 días (210.000 desde que comenzó la pandemia).

La tasa se disparó hasta los 746 casos cada 100.000 habitantes en la Comunidad, con el 26 por ciento de sus camas hospitalarias y el 39 por ciento de las de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) ocupadas ya por pacientes de la Covid-19.

El consejero de Sanidad madrileño, Antonio Zapatero, anunció el confinamiento solo para zonas con tasas de incidencia de 1.000.

Sin embargo, al mismo tiempo comparecía ante los medios el ministro de Sanidad del Gobierno central, Salvador Illa, quien recomendaba hacerlo para aquellas áreas con 500 casos por 100.000 habitantes. Esta última cifra sería el doble de la media del Estado español en los últimos 15 días.

La situación supone un nuevo encontronazo entre el Gobierno central del Partido Socialista Obrero Español-Unidas Podemos, de Pedro Sánchez y el Gobierno comunitario del Partido Popular-Ciudadanos, de Isabel Díaz Ayuso. Las contradicciones se dan a pesar de una reunión conciliatoria de inicios de semana.

Las nuevas ocho zonas, repartidas entre el sur de la capital del país y en municipios del sur de la región, albergan a alrededor de 145.000 habitantes. Ello implica que, a partir de la semana entrante, un total de más de un millón de madrileños tendrán que hacer frente a las medidas restrictivas.

Los vecinos de estas zonas tienen prohibido salir o entrar a ellas, salvo por motivos justificados como la asistencia al puesto de trabajo, al centro escolar, el cuidado de menores o mayores, entre otras.

Por tratarse de barrios obreros, colectivos y organizaciones sociales han dicho que son medidas segregacionistas y discriminatorias hacia la clase trabajadora, por lo cual han protagonizado manifestaciones que se han saldado con una decena de detenidos.

En redes sociales y medios de comunicación trascienden las imágenes de los trenes de proximidad y el Metro en las estaciones del sur de la ciudad, que se mostraban atestados de personas, las cuales se dirigían a trabajar en el norte no confinado.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.