• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
A su paso, Laura dejó innumerables destrozos. Así se veían este jueves áreas cercanas a Cameron Parish, donde tocó territorio estadounidense como huracán categoría 4.

A su paso, Laura dejó innumerables destrozos. Así se veían este jueves áreas cercanas a Cameron Parish, donde tocó territorio estadounidense como huracán categoría 4. | Foto: The Times Picayune

Publicado 27 agosto 2020


Blogs



Según los meteorólogos, este viernes será una depresión tropical y afectará áreas de Misisipi, Tennessee y Misuri.

Tras tocar tierra en la madrugada de este jueves en un punto costero al suroeste de Luisiana y atravesar de sur a norte dicho estado con fuertes vientos e intensas lluvias, Laura se degradó a tormenta tropical mientras se movía por Arkansas.

LEA TAMBIÉN:

Huracán Laura provoca cuatro fallecidos en Estados Unidos

De acuerdo con un aviso del Centro de Huracanes de la Florida, emitido a las 19H00 (hora local), el centro de Laura se ubicaba a 55 km al sur de Little Rock, ciudad cabecera de este último estado. Continuaba moviéndose en dirección norte-noreste a una velocidad de 24 km/h.

Sus vientos, que al tocar tierra alcanzaban los 240 km/h, ahora llegan a los 65 km/h y su presión central mínima bordea los 992 hectopascales. Se prevé que en las primeras horas del viernes incline su movimiento hacia el este-noreste.

 

Para ese momento ya será una depresión tropical y afectará el norte de Misisipi el oeste de Tennessee y el sureste de Misuri. Los meteorólogos esperan, incluso, que en el centro y este de Arkansas deje condiciones del tiempo propicias para que ocurran tornados, así como lluvias intensas en puntos de dicho estado que, incluso, podrían originar inundaciones de leve a moderada magnitud.

Algunos daños causados por Laura

Árboles destrozados, cortes en servicios de agua, electricidad y comunicaciones, infraestructuras dañadas y centenares de miles de evacuados, dejó el huracán Laura en el este de Texas y sobre todo en Luisiana.

 

Entre calles y casas inundadas, más de 700.000 personas se quedaron sin electricidad en ambos estados. De esta cifra, alrededor de 75.000 se reportaban en condados al este de Texas, según la empresa Entergy.

En la vecina Luisiana, el gobernador del Estado, John Bel Edwards, informó a la prensa que se monitorea la situación para estimar los daños reales causados por el meteoro.

Refirió que hasta las 15H00 (Hora local) contabilizaban 67 cortes en redes de suministro de agua potable, que afectan a alrededor de 200.000 personas. Agregó que el reinicio del servicio demorará más en aquellos casos en que no se dispone de una fuente autónoma de energía, pues las averías en el servicio eléctrico son incontables.

En las últimas horas, el Departamento de Salud del estado reportó dos nuevos fallecidos por causas relacionadas con el poderoso huracán. Edwards agregó que la cantidad de muertos podría aumentar a medida que se amplía la operación de búsqueda y rescate.

Este jueves también se supo que, durante una visita a la sede de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (Fema), el presidente Donald Trump anunció que planeaba visitar Luisiana y Texas este fin de semana para inspeccionar los daños.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.