• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El paro de transportistas reclama el aumento del precio de los combustibles y exige un aumento de la tarifa de transporte

El paro de transportistas reclama el aumento del precio de los combustibles y exige un aumento de la tarifa de transporte | Foto: El Universo

Publicado 11 mayo 2021


Blogs



El incremento del precio del diésel afecta al transporte de público y al de carga de alimentos y otros sectores

Este martes continúa el paro de los transportistas de Quito en su segunda jornada debido a la falta de acuerdos entre el gremio y el municipio.

LEA TAMBIÉN:

Transportistas en protesta paralizan Quito, Ecuador

En este segundo día las unidades estuvieron paralizadas y no prestaron el servicio a los ciudadanos, quienes tuvieron que organizarse para buscar otros mecanismos de movilización.

Largas filas de pasajeros estuvieron bien temprano en la ciudad capital esperando para abordar las pocas unidades que circulaban al tiempo que otros aprovechaban los vehículos particulares para movilizarse.

Los transportistas protestan contra el concurso de frecuencias convocado por el Municipio. Igualmente, contra el precio de los combustibles y en exigencia de un aumento de la tarifa de transporte.

Por su parte, las terminales de transporte metropolitano del Trolebús y Ecovía no tuvieron problemas para recibir pasajeros, A partir de las 05H00, hora local (10H00GMT) se habilitó para operar en horario extendido y aplacar la situación.

Según reportaron medios locales, algunos choferes de cooperativas en paro, agredieron con piedras a sus colegas que estaban trabajando para obligarlos a interrumpir sus actividades.

El presidente de la Cámara de Transporte, José Santamaría, afirmó en una rueda de prensa que “frente a las necesidades económicas de los compañeros propietarios y socios, por voluntad propia han manifestado que por falta de recursos… dejarán de prestar servicio. Esto no es un paro, es una suspensión de actividades por la falta de recursos económicos”.

El vicealcalde de Quito, Sanriago Guarderas, se reunió con una delegación de líderes de los transportistas sobre el mediodía con el objetivo de poner fin a la situación que tiene a miles de ciudadanos en las calles sin opción de transporte.

De acuerdo con la Cámara de Transporte Público Masivo de Pasajeros, el precio del pasaje no cubre los gastos mínimos para la operación de sus unidades.  

El presidente de la Federación Nacional del Transporte Pesado, Luis Felipe Vizcaíno, plantea al Gobierno que congele en un dólar con 37 centavos el precio del diésel para no tener que aumentar el costo de los fletes a los sectores productivos que finalmente termina incidiendo en el consumidor.

El aumento mensual del precio del diésel, dispuesto por el gobierno de Lenín Moreno, afecta directamente a los costos de operación del sector del transporte, denunció.

Vizcaíno alertó que no se cumplió el anuncio del Ejecutivo de variar el precio del diésel conforme la variación del precio internacional del barril del petróleo. Además, señaló que el precio de todos los fletes se cuadriplicó del resto del mundo hacia el ecuador.

El empresario de alimentos Guillermo Báez aseveró que el aumento de los precios de los combustibles, amén del diésel, provocaría que se aumente el precio de los alimentos.

Suben los precios de los víveres porque, al incrementar los insumos y transporte de materias primas, los proveedores y distribuidores de productos alimenticios tienen que hacerlo, explicó.

Finalmente, alertó que ni la ciudadanía ni el sector empresarial están preparados para una escalada de precios en los productos y alimentos.

Los recorridos urbanos en Quito se han mantenido en 25 centavos de dólar hace 18 años. Ese precio se ha mantenido, entre otras causas, gracias a que el municipio capitalino ha otorgado susidios para mantener ese valor y el Gobierno les ha dado trato preferencial a los transportistas eliminando aranceles para comprar vehículos, partes y piezas.

Sin embargo, al comenzar la pandemia, el flujo de pasajeros decayó en un 60 por ciento, provocado, en gran parte, por el trabajo virtual al que se acogieron miles de ecuatorianos.

Igualmente, en septiembre el Gobierno anunció la libre flotación del precio de los combustibles, anteriormente subsidiados por el estado, subiendo el diésel, usado por el transporte público y de carga, en un 44 por ciento.

Los autobuses del transporte municipal circulaban con normalidad, pero iban abarrotados, pese a las restricciones de la pandemia que exigen distanciamiento social.

Por otra parte,  la Federación de Transporte Terrestre de Pichincha emitió un comunicado en el que anuncia paro de sus actividades en apoyo a los transportistas de buses urbanos de Quito.

Este pedido se lo hace en medio del estado de excepción que rige en la capital y en plena ola de contagios por la Covid-19.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.