• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El general Hossein Salami acusó a EE.UU., y a sus aliados de avivar los disturbios en Irán.

El general Hossein Salami acusó a EE.UU., y a sus aliados de avivar los disturbios en Irán. | Foto: Reuters

Publicado 25 noviembre 2019





El general Hossein Salami, haciéndose eco de otros funcionarios iraníes, acusó a Estados Unidos, Gran Bretaña, Israel y Arabia Saudita de avivar los disturbios.

Decenas de miles de personas se reunieron este lunes en Teherán, para apoyar a la república islámica después de las recientes protestas por el alza en el precio de la gasolina, mientras la Guardia Revolucionaria acusó a Estados Unidos y a sus aliados de avivar las manifestaciones antigubernamentales.

LEA TAMBIÉN:

Iraníes marchan en rechazo a protestas antigubernamentales

El jefe de la Guardia Revolucionaria de Irán amenazó a Estados Unidos y sus aliados el lunes cuando se dirigió a una manifestación progubernamental a la que asistieron decenas de miles de personas que denunciaron las violentas protestas de la semana pasada por un aumento en el precio del combustible.

El general Hossein Salami, haciéndose eco de otros funcionarios iraníes, acusó a Estados Unidos, Gran Bretaña, Israel y Arabia Saudita de avivar los disturbios y afirmó que el aumento de los precios de la gasolina era un "simple pretexto" para un ataque a la nación.

"Si cruzas nuestra línea roja, te destruiremos", advirtió. "No dejaremos ningún movimiento sin respuesta", afirmó en referencia a la injerencia externa. "Nuestra paciencia tiene un límite", comentó.

El Gobierno de Teherán culpó  a potencias extranjeras, en referencia a Estados Unidos, Israel, y Arabia Saudita, de alentar el "matonismo" de la oposición durante las protestas que desde hace unas semanas viene viviendo el país persa.

"Les recomiendo a las potencias extranjeras que observen las marchas de hoy y vean quiénes son los verdaderos iraníes y qué es lo que están diciendo", expresó el portavoz del Ministerio de Exteriores, Abbas Musavi.

 "Reconocemos el derecho a una solución pacífica, pero la situación es diferente después de las revueltas (...) y los grupos que, dirigidos desde el exterior, están siendo armados", puntualizo.

Los manifestantes, congregados este lunes tanto en Teherán, la capital, como en otras ciudades de Irán —entre ellas Yazd (centro)— denuncian los actos de violencia y los altercados que tuvieron lugar la semana pasada en el país persa durante las protestas por el alza de los precios de la gasolina.

Grupos de alborotadores, apoyados por países extranjeros, entre ellos Estados Unidos y Arabia Saudita, aprovecharon la situación, se infiltraron en las marchas pacíficas y atacaron infraestructuras y propiedades públicas para alterar el orden público y amenazar la seguridad nacional.

Los congregados en este acto de protesta han expresado su indignación por los graves daños a la propiedad pública y privada, y aseguran que los problemas económicos y las críticas a las medidas del Gobierno no justifican actos vandálicos de los saboteadores.

La semana pasada varias ciudades de Irán fueron escenario de protestas después de que el Gobierno anunciara la decisión de racionar la gasolina y aumentar su precio.

Algunas de las protestas fueron pacíficas, pero otras desembocaron en disturbios armados con daños a bienes públicos e incendios de bancos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.