• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Para instalar las barreras se violó la condición de consultar a los vecinos.

Para instalar las barreras se violó la condición de consultar a los vecinos. | Foto: Natalia Figueroa

Publicado 13 marzo 2020



Blogs



Ninguna autoridad de Santiago de Chile reconoció ser responsable de la colocación de los muros, que podrían utilizarse para reprimir la protesta social.

Ciudadanos chilenos rechazaron el estado de sitio en el que sistemáticamente los mantiene la policía, y que vienen denunciando desde octubre de 2019, cuando tuvo lugar en ese país un estallido social.

LEA TAMBIÉN:

Carabineros reprimen nuevas manifestantes contra Gobierno de Piñera en Chile

Residentes en Santiago, la capital, reaccionaron con descontento ante la instalación este viernes, en la intersección de las calles Carabineros de Chile y Vicuña Mackenna, a metros de la Plaza de la Dignidad, de grandes bloques de cemento.

Las barreras, de más de dos metros de alto, fueron colocadas en la denominada “zona cero” por hombres custodiados por Carabineros, horas antes de que se realizara la nueva jornada de protestas que este viernes vivió Santiago.

 

Otra gran barrera con estos bloques se instaló en enero frente al centro cultural Gabriela Mistral, en la plazoleta donde se ubica la Iglesia de Carabineros.

Desde entonces ese muro, junto a otro emplazado en la calle Ramón Corvalán, se ha convertido en foco de enfrentamientos entre manifestantes y Carabineros, declararon vecinos del área.

En videos publicados en las redes sociales, la gente mostró descontento por el foco de conflicto que generaría la nueva muralla, en un área cuyo clima en estos momentos ya califican de inseguro, debido a la presencia de Carabineros.

Otro vecino declaró: “Esto no es un campamento de estrategia militar, ¿cómo nos van a cercar así? Esto no es vida. Nosotros estamos sitiados por la policía y lo venimos denunciando desde octubre”, se escucha en una grabación.

 

Respecto a este tema, medios chilenos entrevistaron a representantes de Carabineros, la municipalidad de Santiago, la Intendencia Metropolitana y el Ministerio de Transportes. Todas las instituciones negaron haber dado autorización para instalar estos frontones de concreto.

Según el portal de la Municipalidad de Santiago, una actividad de cierre de calles debería contar con las siguientes autorizaciones: aprobación de Carabineros de Chile, solicitada por la Dirección de Tránsito, visto bueno de la junta de vecinos respectiva y la presentación de una solicitud con 20 días hábiles previos al inicio de las obras. Nada de ello ocurrió.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.