• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La guerra en Afganistán, tras la invasión de Estados Unidos en 2001, se ha cobrado un número incalculable de víctimas y un masivo desplazamiento interno.

La guerra en Afganistán, tras la invasión de Estados Unidos en 2001, se ha cobrado un número incalculable de víctimas y un masivo desplazamiento interno. | Foto: Twitter: Unicef Afganistán

Publicado 13 mayo 2021


Blogs



Se trata de un alto al fuego de tres días acordado entre talibanes y fuerzas gubernamentales para celebrar el fin del Ramadán.

Un alto el fuego de tres días acordado entre los talibanes y las Fuerzas Armadas de Afganistán entró en vigor este jueves, tras semanas de violentos enfrentamientos en todo el país asiático, en medio de la salida de las fuerzas invasoras internacionales.

LEA TAMBIÉN: 

Atentados en provincias de Afganistán dejan al menos 13 muertos

La tregua fue propuesta por los insurgentes, aceptada por el presidente Ashraf Ghani y tiene lugar con motivo del Aíd al Fitr, la fiesta musulmana del fin del ayuno del Ramadán.

Entra en vigor cuando Afganistán tiene en su territorio a 2.500 soldados invasores de la coalición liderada por Estados Unidos desde hace casi 20 años y en momentos en que comienza su repliegue.

Según sus promoventes, este cese de la violencia, el cuarto en casi dos décadas de conflicto, pretende dar un respiro a las familias para celebrar la fiesta. A primera hora del jueves, hombres, mujeres y niños fueron a las mezquitas o a terrenos al aire libre para rezar e iniciar la fiesta del Aíd, que terminará el sábado.

Las autoridades desplegaron fuerzas de seguridad en varias de las grandes mezquitas de Kabul. En la entrada, se registraba a los fieles.

En su discurso del Aíd, el presidente Ghani exhortó a los talibanes a aceptar una tregua duradera: "No queremos que se rindan, queremos que acepten una solución política. La guerra no es una solución", dijo.

Decenas de miles de afganos han muerto o han tenido que huir debido al conflicto desatado tras la invasión estadounidense de octubre de 2001, durante el cual los talibanes han ganado terreno y se han hecho con el control de numerosas regiones.

Sin embargo, las negociaciones de paz que iniciaron los insurgentes y el Gobierno afgano en septiembre de 2020 están estancadas. Las anteriores treguas han sido ampliamente respetadas, en un gesto que busca mostrar el control de los dirigentes talibanes sobre las múltiples facciones activas.

Estados Unidos y la OTAN se comprometieron a retirar todas sus tropas antes del 11 de septiembre próximo, cuando se cumplirán 20 años de los atentado del 2001. Estas últimas semanas los combates se han intensificado en varias provincias, y el martes los talibanes se apoderaron de un distrito controlado por el Gobierno afgano en las afueras de Kabul.

Los combatientes talibanes estrechan el cerco sobre los grandes centros urbanos, como si esperaran a la retirada de las tropas extranjeras para lanzar grandes ofensivas contra las ciudades.

El domingo pasado, más de 50 personas murieron y unas 100 resultaron heridas en un barrio chiita hazara del oeste de la capital, en una serie de explosiones de bombas delante de una escuela de niñas. Fue el atentado más mortífero en un año.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.