• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los disturbios ocurridos a finales de la década de los 50 iniciaron el proceso independentista.

Los disturbios ocurridos a finales de la década de los 50 iniciaron el proceso independentista. | Foto: Media Congo

Publicado 30 junio 2018

La independencia del Congo cumple más de 58 años, en la que consiguió liberarse del yugo impuesto por el imperio belga y sus deseos coloniales.

Este sábado se cumplen 58 años de la independencia del Congo de Bélgica, tras más de medio siglo dominado por los europeos, quienes se aprovecharon de los recursos que brindaba la nación y potenciaban su papel imperialista en el continente africano junto a naciones como Francia o Portugal.

La independencia de la República Democrática del Congo se dio tras una serie de manifestaciones que forzaron al entonces reino belga a reconocer su independencia. 

¿Qué ocurrió?

A finales del siglo XIX, las fuerzas belgas se establecieron en la región del Congo, en la parte central del continente africano, en lo que representó una de las tantas intervenciones imperialistas en el continente. En 1885, el dominio belga en esta región fue confirmado en la Conferencia de Berlín, en la que el rey Leopoldo II convirtió el territorio en su propiedad personal. 

En 1908, el territorio congoleño fue controlado por el Gobierno de Bélgica, recibiendo el nombre de Congo Belga. Hasta la década de 1940, el territorio colonizado por Bélgica experimentó un período de relativa prosperidad económica, por lo que durante la década de 1950, la población congoleña fue a unirse al discurso nacionalista de líderes locales que exigieron el fin de la presencia belga en el territorio. 

De esta manera, en 1955 ocurrió una visita oficial del rey Balduino (1930-1993), que reforzó el sentimiento independentista, al no cumplir con varias demandas sociales, políticas y económicas de la población nativa. 

A partir de este momento, una asociación llamada Abako se convirtió en un partido político defensor de la independencia definitiva. En 1958, el Congreso Panafricano consolidó los líderes nacionalistas, entre los que destacaba el congoleño Patrice Lumumba (1925-1961). Un año más tarde, la radicalización de las manifestaciones terminó forzando al reino belga a reconocer la independencia de la República Democrática del Congo. 

En 1960 fue inaugurado el Estado Libre del Congo, teniendo como presidente a Joseph Kasavubu (1910-1969) y a Lumumba como primer ministro. La conquista de los congoleños pronto fue amenazada por el movimiento de independencia ocurrido en la provincia de Katanga, donde soldados y mercenarios belgas establecieron un conflicto violento al servicio de la empresa Union Minière. Sin contar con el apoyo de las Naciones Unidas (ONU), Lumumba fue depuesto y arrestado. 

>> El Congo tras su independencia de Bélgica

A partir de entonces, varias facciones disidentes se formaron con el propósito de asumir el Gobierno del país. Producto de las tensiones generadas por la violenta guerra civil, y exacerbada por el asesinato de Lumumba, la ONU interfirió en el país y transfirió el Gobierno congoleño a Moise Kapenda Tshombe (1919-1969), un antiguo aliado de Katanga, en 1964. Esto empeoró la situación, ya que en 1965 se produciría un golpe político que impuso una dictadura liderada por Mobutu Joseph Désiré (1930-1997). 

El régimen dictatorial de Désiré duró hasta 1997, cuando Mobutu fue quitado del poder por la insurgencia liderada por Laurent-Désiré Kabila. Desde aquel momento, el país, que era llamado de República del Zaire, pasó a ser denominado como República Democrática del Congo. 

En la actualidad, el Congo se enfrenta a serios desafíos, como es el de la crisis económica producida por los Gobiernos dictatoriales tras la descolonización, así como también se han producido numerosos conflictos étnicos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.