• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El Premio del Foro de Doha fue concedido al primer ministro de Malasia, Mahathir Bin Mohamad.

El Premio del Foro de Doha fue concedido al primer ministro de Malasia, Mahathir Bin Mohamad. | Foto: Reuters

Publicado 14 diciembre 2019





El presidente de la 74 sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas reafirmó la  legitimidad del Foro para abordar cuestiones de orden internacional.

El Foro de Doha 2019, espacio de diálogo que reúne a unos 250 oradores de más de 100 países, quedó inaugurado en Qatar este sábado, por el emir, jeque Tamin bin Hamad Al Thani, quien destacó en sus palabras de apertura el incremento de problemas globales como la pobreza, las guerras, la ocupación de tierras y el cambio climático.

LEA TAMBIÉN:

¿Cómo nació el ALBA-TCP y cómo ha redefinido a la región?

Con el lema “Reimaginar la gobernanza en un mundo multipolar”, durante dos días,  analistas y expertos internacionales se dan cita en la urbe de Oriente Medio, con el objetivo de proponer soluciones prácticas a asuntos mundiales.

“No hay duda de que la humanidad está atravesando muchos desafíos difíciles, pero también hay una abundancia de bondad en la que se puede confiar. Por lo tanto, todos debemos conmemorar la bondad y los logros humanos donde sea que se encuentren”, manifestó el emir qatarí.

Durante su discurso, el soberano, quien se mostró preocupado por la proliferación de mercenarios y urgió a las grandes potencias a asumir sus responsabilidades, también se refirió al trabajo realizado por su país de conjunto con organizaciones internacionales y mencionó el reciente anuncio de donación de 100 millones de dólares a pequeños estados insulares.

Igualmente, recordó el aporte de más de 600 millones de dólares en proyectos de ayuda, educación y salud en  59 naciones así como el acceso a la educación que proveído a más de 10 millones de niños en áreas de conflicto a través de la Fundación de Qatar para la Educación, la Ciencia y el Desarrollo Comunitario, así como el proyecto de empoderar a alrededor de 5.8 millones de niños hacia 2022.

El regente inició una tradición de honrar a personalidades destacadas en esta conferencia al entregar el Premio del Foro de Doha al primer ministro de Malasia, Mahathir Bin Mohamad, ponderando su apuesta por la diplomacia y el diálogo.

Por su parte, el presidente de la septuagésima cuarta sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Tijjani Muhammad-Bande, reafirmó la pertinencia de la entidad y su total legitimidad para abordar cuestiones de orden internacional, al afirmar que el magno organismo abre las puertas a la consecución de soluciones sostenibles.

Muhammad-Bande afirmó que un orden internacional es la única garantía de paz y de respeto a los derechos humanos y  exhortó a ver los problemas desde una perspectiva global, donde todos tienen responsabilidad y pueden ser agentes del desarrollo sostenible.

Asimismo, en consonancia con el llamamiento de la Agenda 2030 de no dejar a nadie al margen, el diplomático nigeriano refirió el acceso a la educación como elemento esencial para lograr la igualdad y equilibrio mundial y subrayó la necesidad de dar espacio a los jóvenes.

Asistieron a la apertura del evento los presidentes de Ruanda, Paul Kagame; de Armenia, Armen Sarkissian, y de El Salvador, Nayib Bukele, así como los primeros ministros de Somalia, Hassan Ali Khaire, y de Antigua y Barbuda, Gaston Browne; el vicepresidente de Ecuador, Otto Sonnenholzner, y el presidente del Consejo Presidencial del Gobierno del Acuerdo Nacional de Libia, Fayez Al Sarraj,  entre otros funcionarios y diplomáticos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.