• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El 11 de febrero, iraníes se congregaron alrededor de la plaza Azadi (Libertad) en Teherán para celebrar el 39 aniversario de la Revolución Islámica.

El 11 de febrero, iraníes se congregaron alrededor de la plaza Azadi (Libertad) en Teherán para celebrar el 39 aniversario de la Revolución Islámica. | Foto: EFE

Publicado 1 abril 2018

Pese a la presión y al intento de aislamiento, Irán sigue jugando un papel importante en la esfera regional e internacional.

La proclamación de la República Islámica de Irán hace 39 años representó el triunfo de una nación que luchó por su autodeterminación y desafió el modelo hegemónico.

Sin duda, representó un obstáculo para Estados Unidos (EE.UU.) y sus aliados Occidentales. Irán enviaba un mensaje claro a las naciones que aún permanecían sometidas: es posible ser independientes. 

El triunfo de la Revolución Islámica supuso un peligro para los intereses de EE.UU., que buscó derrocar el sistema iraní a través de sanciones, aislamiento y bloqueos. 

Durante ocho años promovieron una guerra, pero como esta fracasó, impusieron sanciones ilegales bajo la excusa de que el país buscaba fabricar armas atómicas. Las acciones hostiles tampoco han cesado en la Administración de Donald Trump.

Pese a la presión y al intento de aislamiento, Irán sigue jugando un papel importante en la esfera regional e internacional. Además, junto con China y Rusia ha consolidado “una alianza con componentes económicos, políticos y militares  que vislumbra la posibilidad de romper con la unipolaridad y contrarrestar la hegemonía que actualmente mantiene Occidente”, refiere Pablo Jofre Leal. 

La Revolución Islámica puso fin a la dictadura de sah Mohammad Reza Pahlevi e instauró la República Islámica aún vigente.

Irán también ha logrado concretar importantes alianzas estratégicas con Venezuela. Ambos países son fundadores de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y socios estratégicos. Cuentan con 37,7 por ciento de las reservas probadas de crudo entre las naciones que forman parte de esta organización.

La masiva participación tanto en elecciones legislativas, municipales como en las presidenciales dan muestra del respaldo del pueblo iraní al sistema político. La Revolución Islámica no solo le dio poder a los  ciudadanos en las decisiones políticas, sino que puso punto y final a la intervención de las potencias mundiales en sus asuntos internos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.