Julio Cortázar no se ha marchado | Noticias | teleSUR
    • Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Julio Cortázar logró derribar los moldes clásicos por medio de narraciones que escapan de la temporalidad.

Julio Cortázar logró derribar los moldes clásicos por medio de narraciones que escapan de la temporalidad. | Foto: Archivo

Publicado 12 febrero 2017

El autor de Rayuela sigue vivo en el mundo de las letras y en el de sus lectores apasionados.

El 12 de febrero de 1984 Julio Cortázar falleció en París. Los diarios de la época informaron que su muerte se debió a una leucemia. Sin embargo, fuentes cercanas al escritor aseguran que un extraño virus que comenzaba a propagarse durante ese tiempo fue la verdadera causa. Lo contrajo luego de una transfusión de sangre tras sufrir una hemorragia estomacal en 1981.

En 1935 inició la carrera de Filosofía y Letras. Se desempeñó como profesor y publicó estudios de crítica literaria. En 1938 apareció el poemario Presencia bajo el seudónimo de Julio Denis.

Seguidamente se publicaron Final del juego (1956), Las armas secretas (1960), Los premios (1962), Historias de cronopios y famas (1966), Todos los fuegos el fuego (1968), entre otros.

En 1963 salió a la luz una de las novelas más emblemáticas de Cortázar, Rayuela. Fue escrita en París y publicada en Argentina. Es considerada una de las principales obras del boom de la literatura latinoamericana.

Visita nuestro especial

Durante los años 60 viajó a Cuba e inició sus andanzas en la vida política. De esta manera nació su admiración por Fidel Castro, Salvador Allende y la Revolución Sandinista. También expresó su profundo entusiasmo por la lucha emprendida por Ernesto Che Guevara.

Sus restos reposan en Francia en el cementerio de Montparnasse al lado de genios como Charles Baudelaire, Samuel Beckett, Jean Paul Sartre, Simone Beauvoir, el mexicano Carlos Fuentes y el poeta peruano César Vallejo.

Sobre el mármol blanco de su tumba permanecen escritas frases de agradecimiento y cariño. Quienes se han acercado al lugar dejan flores, una copa de vino, un cigarrillo, un boleto de metro, un ejemplar de Rayuela editado en francés, cartas y más.

Foto: Diario Registrado
“Gracias Julio por el capítulo 93 que cambió mi vida”, “Siempre te encontraré”, “Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca… gracias”, “Gracias por mostrarme el camino al cielo”, “A la Maga que con su hermosura dio a mis ojos la dicha de conocer la genia más preciosa del edén”, son algunas de las frases que se pueden leer en la tumba.

>> 10 frases inolvidables de Julio Cortázar


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.