• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La manipulación genética es una páctica muy cuestionada, pues no están claros sus efectos sobre el hombre y la naturaleza en su conjunto.

La manipulación genética es una páctica muy cuestionada, pues no están claros sus efectos sobre el hombre y la naturaleza en su conjunto. | Foto: EFE

Publicado 9 mayo 2020


Blogs



La medida alcanza cinco cultivos y se justifica en la emergencia sanitaria. Organizaciones ecologistas denuncian el peligro que representa para la salud y la diversidad genética.

El Gobierno de facto de Bolivia aprobó el decreto supremo 4232, que autoriza la utilización de semillas genéticamente modificadas (transgénicas) en los cultivos de maíz, caña de azúcar, algodón, trigo y soya.

LEA TAMBIÉN 

Organización obrera alerta sobre fin de restricción en Bolivia 

La norma, aprobada este jueves y publicada en la Gaceta Oficial de Bolivia un día después, expresa que la fundamentación de la medida está en la emergencia sanitaria de la Covid-19, ante la necesidad de obtener alimentos en menos tiempo y con rendimientos superiores.

Hasta el momento se han registrado numerosas reacciones en contrario. El expresidente Evo Morales manifestó en su cuenta de Twitter que "el gobierno de facto no tiene autoridad moral para decir que defiende la vida (...) nos mata con bala, nos mata de hambre y ahora nos mata con transgénicos.

Por otra parte, el Movimiento Agroecológico Boliviano (MAB), mediante un comunicado oficial, exigió la derogación de este decreto, advirtiendo que la medida gubernamental pone en riesgo la diversidad genética de las semillas nativas y ocasiona afectación seria a la diversidad genética que tiene el país. 

Otras de las críticas que se han formulado están relacionadas con los efectos nocivos que la manipulación genética puede tener sobre la estabilidad de la naturaleza y sobre la salud humana.

Se ha señalado que esta decisión del Gobierno de facto infringe la Constitución boliviana, dado que esta prevé que la utilización de semillas transgénicas ha de regulada por la ley. El Ejecutivo liderado por la autotitulada presidenta Jeanine Áñez no respectó la letra constitucional, al formalizar la decisión mediante un decreto.

Se considera agricultura transgénica aquella que manipula genéticamente las semillas para obtener variedades más resistentes y de mayor productividad. Sin embargo, su empleo ha recibido numerosos cuestionamientos por los peligros que representa. 

 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.