• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los líderes del Likud y de Azul y Blanco se encontraron por primera vez, este jueves, después de los comicios en un acto de homenaje al fallecido expresidente Simón Peres

Los líderes del Likud y de Azul y Blanco se encontraron por primera vez, este jueves, después de los comicios en un acto de homenaje al fallecido expresidente Simón Peres | Foto: EFE

Publicado 19 septiembre 2019

Gantz ha asegurado que no formará un gobierno con Netanyahu mientras sobre él pese la posible acusación formal de tres casos de corrupción. 

El líder del partido centrista Azul y Blanco, Beny Gantz, declinó este jueves la propuesta del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, para formar un ejecutivo de unidad nacional con la participación de las fuerzas de ultraderecha y los ultraortodoxos.

LEA TAMBIÉN:

Netanyahu propone a su rival un Gobierno de Unidad para Israel

Con esta oferta, se rompería el bloqueo político en Israel que derivó de las elecciones del pasado día 17, sin embargo, Gantz ha declinado la propuesta por considerarla una maniobra.

Gantz apuesta por un gobierno de unidad, aunque los resultados en los comicios no han dado mayoría a ninguno de los dos partidos políticos. Netanyahu reconoció que había prometido un ejecutivo de derechas pero señaló que "desafortunadamente los resultados electores arrojan que es imposible".

"Estoy interesado y tengo la intención de formar un gobierno de unidad, amplio y liberal bajo mi liderazgo", señaló Gantz en un comunicado antes de la primera reunión de los partidos que integran Azul y Blanco.


"Después de una elección forzada en Israel, (el país) votó y tomó una decisión clara. La gente votó por la unidad y Azul y Blanco ganó las elecciones. Es el partido más importante. El pueblo israelí también quería un gobierno de unidad", agregó Gantz.

Por su parte, el presidente israelí, Reuven Rivlin, afirmó este jueves que hará todo lo que pueda para evitar unas terceras generales.

"Pero la responsabilidad de formar un gobierno que sirva a todos los ciudadanos de Israel con la dedicación que merecen, es suya, de los electos, y especialmente de los jefes de los dos partidos principales", señaló Rivlin.

"Es imperativo que nos reunamos lo más rápido posible, tan pronto como quede clara la imagen final de los votos, a fin de trabajar para formar un gobierno que pueda servir al Estado de Israel y al pueblo de Israel", agregó.

En las elecciones del pasado 17 de septiembre, la coalición centrista obtuvo 33 escaños y el actual partido en el gobierno, liderado por Netanyahu, logró 31 asientos en el Parlamento cuando ya se han escrutado el 97 por ciento de los votos. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.