• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Las manifestaciones se producen dos semanas antes de las elecciones legislativas europeas.

Las manifestaciones se producen dos semanas antes de las elecciones legislativas europeas. | Foto: EFE

Publicado 11 mayo 2019





Las principales manifestaciones se planearon en las ciudades de Nantes y Lyon, mientras el movimiento busca reconstruir el ímpetu luego de la baja participación récord del fin de semana pasado.

La 26ª jornada de movilización semanal de los chalecos amarillos contra la política económica y social del presidente de Francia, Emmanuel Macron, registró este sábado algunos disturbios, aunque el movimiento, iniciado en noviembre, parece perder capacidad de convocatoria.

LEA TAMBIÉN:

Chalecos amarillos realizan 25° jornada de protestas en Francia

Según el ministerio del Interior, a las 14:00 locales (12:00 GMT) había en todo el país unos 2 mil 700 manifestantes, incluyendo a 600 en París, muy lejos de las cifras alcanzadas al iniciarse el movimiento el 17 de noviembre, cuando se movilizaron 282 mil personas en toda Francia.

Algunos centenares de chalecos amarillos desfilaron por las calles de París, donde les fue vetado nuevamente el acceso a los Campos Elíseos, por temor a los saqueos y violencias producidos en anteriores jornadas de movilización.

En Lyon (centro) y Nantes (noroeste) se produjeron enfrentamientos esporádicos y lanzamientos de proyectiles a las fuerzas de seguridad, que replicaron con gases lacrimógenos.

Algunos de los manifestantes admitieron el declive del movimiento. "Tanto en número como en motivación, esto nada tiene que ver con las manifestaciones del principio (...). Hay cansancio, y mucha gente tiene miedo a la violencia policial", admite Mo, de 32 años, militante de La France Insoumise (LFI, izquierda radical).

Este declive del movimiento de los chalecos amarillos era esperado por las autoridades, ya que su movilización iniciada hace seis meses constituyó la peor crisis a la que se enfrentó Macron desde su llegada al poder, en mayo de 2017, y coincidió con una fuerte pérdida de popularidad del jefe de Estado francés.

Su índice de popularidad se ha recuperado un poco, a un 32 por ciento, según un sondeo reciente del viernes.

Ello se produce a poco más de dos semanas de las elecciones europeas del 26 de mayo, en las que la lista presidencial (La República en Marcha, LREM) encabeza los sondeos, prácticamente empatada en el primer puesto con la extrema derecha, la Agrupación Nacional (RN) de Marine Le Pen.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.