• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La frontera israelo-libanesa en el mar Mediterráneo es objeto de controversia en la demarcación de la Zona Económica Exclusiva.

La frontera israelo-libanesa en el mar Mediterráneo es objeto de controversia en la demarcación de la Zona Económica Exclusiva. | Foto: EFE

Publicado 30 octubre 2020


Blogs



No obstante, Tel Aviv y Beirut acordaron volver a sentarse el mes próximo, con la mediación de la Unión Europea y EE.UU.

La segunda ronda de conversaciones entre Israel y Líbano en relación con los límites  fronterizos marítimos fracasó este jueves cuando Tel Aviv se negó a aceptar las propuestas de Beirut.

LEA TAMBIÉN: 

Líbano e Israel acordarán demarcación de fronteras marítimas

Las conversaciones tenían lugar en Naqoura (105 kilómetros al sur de Beirut, la capital libanesa) y fueron auspiciadas por Estados Unidos y la Organización de Naciones Unidas. En Naqoura tienen su sede las llamadas Fuerzas de Paz de la ONU para El Líbano (Fpnul).

Se autorizó a los equipos negociadores de Naqoura a discutir solo la cuestión técnica de la frontera entre las zonas económicas exclusivas de los países, y no la normalización o la paz. Las conversaciones han sido calificadas de "indirectas", porque los negociadores no hablan entre sí. 

Ambas partes coinciden, sin embargo, en que la falta de acuerdo durante estos años ha significado una pérdida de miles de millones de dólares para cada lado. Una solución al contencioso sería más beneficioso para Líbano, el cual importa miles de millones de dólares en petróleo, diésel y gas licuado cada año, mientras que Israel ya no importa fuentes de energía y usa su propio gas natural.

Sin embargo, la delegación israelí rechazó una solicitud libanesa mediante la cual adicionaban 1.430 kilómetros cuadrados a otros 856 que ambas partes reclaman como parte de su zona económica exclusiva en el mar Mediterráneo.

Para Israel resulta "inaceptable" la petición beirutí debido a que implicaría ceder el "control total" de campos israelíes de gas y, por otra parte, la demanda "sobrepasa los planteamientos" de Líbano formulados hace 10 años.

Entretanto, funcionarios estadounidenses y libaneses han dicho que las disputas por tierras entre Tel Aviv y Beirut se manejarán en un canal diferente, en un contexto en el cual Israel quiere separar los dos temas para que las negociaciones sobre la frontera marítima tengan oportunidad de éxito.

Líbano, sumido en su peor crisis económica desde la guerra civil de 1975-1990, busca resolver la disputa de la frontera marítima para seguir adelante con su búsqueda de petróleo y gas en alta mar. Los posibles descubrimientos en sus aguas territoriales le ayudarían a superar una crisis económica y financiera sin precedentes y a pagar su enorme deuda, que asciende al 170 por ciento del PIB.

Este no es el único contencioso en el mar Mediterráneo, pues la búsqueda de hidrocarburos ya ha aumentado las tensiones entre Turquía, Chipre y Grecia.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.