• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El año pasado la final de la Copa de Libertadores se celebró en Madrid, España.

El año pasado la final de la Copa de Libertadores se celebró en Madrid, España. | Foto: Reuters

Publicado 25 octubre 2019





Los chilenos rechazan el sistema neoliberal impuesto por los Gobiernos que han llevado a la desigualdad social. La nación registra protestas desde hace una semana. 

La final de la Copa Libertadores se realizará en Santiago de Chile el próximo mes como está previsto, dijo el viernes la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), a pesar de las protestas que se han registrado en la capital chilena en los últimos días.

LEA TAMBIÉN: 

Flamengo golea 5-1 a Gremio y avanza a final de Copa Libertadores

"Reafirmamos nuestro compromiso de celebrar la Final Única de la Conmebol Libertadores 2019 en el Estadio Nacional de Santiago de Chile el próximo 23 de noviembre", dijo el organismo rector del fútbol sudamericano en Twitter.

Por su parte, el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, dijo a Radio Monumental de Paraguay, donde tiene su sede la organización, que Santiago sigue siendo la sede del partido entre Flamengo de Brasil y River Plate de Argentina.

"Se van a recuperar de lo que están viviendo", comentó, refiriéndose a las protestas que han sacudido a la ciudad durante varios días.

El sitio en Internet de la Conmebol también entregó detalles de cómo comprar entradas y dijo que 12.500 serían destinadas a hinchas de cada uno de los finalistas.

Los manifestaciones, que estallaron luego de un aumento de los costos del transporte público, se han extendido y mantenido en el país suramericano. Los chilenos rechazan el sistema neoliberal impuesto por los Gobiernos que han llevado a la desigualdad social. 

Este año es el primero en que la final de la Copa Libertadores se disputará en un único partido. El campeón, tradicionalmente, se definía en partidos de ida y vuelta en los estadios de los clubes finalistas.

El partido de vuelta de la final del año pasado entre River Plate y Boca Juniors de Argentina fue suspendido luego de que el autobús de los "xeneizes" fue atacado con piedras en las cercanías del Estadio Monumental. El partido, posteriormente, se jugó en Madrid, capital de España. 
 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.