• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El exmandatario brasileño denuncia una persecución judicial en su contra liderada por el juez Sérgio Moro.

El exmandatario brasileño denuncia una persecución judicial en su contra liderada por el juez Sérgio Moro. | Foto: Infobae

Publicado 4 abril 2018

Organizaciones sociales y sindicatos se movilizan en todo Brasil en apoyo a la libertad de Lula da Silva.

El Supremo Tribunal Federal de Brasil (STF) vota este miércoles el habeas corpus preventivo, presentado por la defensa del exmandatario, Luiz Inácio Lula da Silva, para evitar su arresto antes de las elecciones presidenciales de octubre, en las cuales figura como favorito.

La votación culminó con seis votos en contra y cinco a favor del habeas corpus de Lula. 

El magistrado Edson Fachin fue el primero en pronunciarse y rechazó el habeas corpus solicitado. Luego, el juez Gilmar Mendes votó a favor del recurso. 

El tercer voto contra Lula fue del juez Alexandre de Moraes, para que luego la magistrada Rosa Weber ejerciera su derecho de palabra.

Luego que el magistrado Luiz Fux votara contra el habeas corpus, el juez Dias Toffoli, Ricardo Lewandowski, Marco Aurélio y Celso de Mello votaron a favor de Lula.  

Al tiempo que se realiza la votación de Lula, organizaciones sociales y sindicatos se movilizan a favor de la libertad del líder del PT, "en defensa de la democracia y de su derecho a defenderse".

 

Si el habeas corpus es aceptado por el STF, el exmandatario seguirá en libertad mientras finaliza el proceso judicial en su contra y continúa su apelación. Si el recurso es rechazado, el juez Sérgio Moro podría ordenar la inmediata detención de Lula.

Mientras el STF debate el habeas corpus, organizaciones sociales y sindicatos se movilizan por todo Brasil en defensa del expresidente, su libertad y derecho a ser candidato.

>> El liderazgo de Lula en el escenario electoral

Moro, el juez del caso Lava Jato, condenó a Lula en julio de 2017 a nueve años de prisión por el supuesto delito de corrupción pasiva y lavado de dinero.

En enero de este año, el Tribunal Regional Federal de la 4ª Región (TRF-4), en Porto Alegre, ratificó la sentencia del juez Moro y condenó a Lula a 12 años y un mes de prisión.

Lula y su defensa siguen apelando la decisión a la condena mediante recursos para garantizar su libertad y poder presentarse a las elecciones de octubre. 

>> La "justicia" en Brasil por el caso Odebrecht

El exmandatario ha denunciado el proceso como un persecución judicial en su contra liderada por el juez Moro, para evitar su candidatura presidencial.

La decisión de condena contra Lula fue dictada por un apartamento ubicado en una playa de Sao Paulo que supuestamente recibió el líder político de una empresa que tenía negocios con su Gobierno (2003-2010), pero dicha propiedad nunca ha estado a su nombre.

Representantes del Partido de los Trabajadores (PT), agrupación que postuló la candidatura de Lula, denunció en varias oportunidades que en Brasil existe una persecución política y judicial contra el exmandatario.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.