• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
No importa su confección, los expertos coinciden en que el uso de nasobucos (mascarillas) es la más fácil medida de protección contra la Covid-19.

No importa su confección, los expertos coinciden en que el uso de nasobucos (mascarillas) es la más fácil medida de protección contra la Covid-19. | Foto: EFE

Publicado 19 agosto 2020


Blogs



Expertos en epidemiología y en enfermedades respiratorias abogaron este martes por su empleo frente a la Covid-19.

Epidemiólogos mexicanos dijeron este martes que existen evidencias científicas que apuntan a que el uso correcto de los nasobucos (mascarillas) puede bajar el riesgo de contagios y disminuir el peligro de desarrollar un cuadro grave de la Covid-19.

LEA TAMBIÉN: 

Decretan uso obligatorio de mascarilla en Andalucía, España

Las declaraciones fueron hechas durante una conferencia organizada por la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam) a seis meses de haber llegado la pandemia a México, en la cual tomaron parte investigadores de los institutos de salud pública, enfermedades infecciosas, así como de la propia Universidad. 

En la conferencia, Alejandro Macías (antiguo comisionado para el control de la influenza) expresó que en México se está anhelando una vacuna para controlar la Covid-19, pero ya hay algo que lo puede hacer: los nasobucos. "El propio presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que si la vacuna funciona, se la va a poner, yo le digo: los cubrebocas funcionan", precisó. 

Macías abundó al respecto que las vacunas no anulan el riesgo de contraer una infección, sino que lo disminuyen y bajan la posibilidad de desarrollar un cuadro grave. "Lo mismo hacen los cubrebocas con la Covid-19: son las dos cosas que estamos esperando de la vacuna y las tenemos ya, aquí y ahora, y no nos lo ponemos", precisó.  

Samuel Ponce de León, de la Unam, consideró que el nasobuco "es una prenda que deberíamos usar todos los mexicanos siempre que tengamos una actividad social". Añadió que su empleo no tiene efectos secundarios ni toxicidad, evita que los contagiados propaguen la infección y que los no infectados la contraigan o se expongan a un padecimiento grave de la enfermedad.

 

Las alertas llegan en un momento en el cual un creciente movimiento negacionista se opone al uso de nasobucos y han protagonizado en España y Argentina sendas manifestaciones que no solo rechazan las mascarillas, sino también las vacunas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.