• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los comicios se realizarán entre el 26 y el 28 de marzo.

Los comicios se realizarán entre el 26 y el 28 de marzo. | Foto: Reuters

Publicado 23 marzo 2018

En los últimos tiempos, la situación política de Egipto se ha caracterizado por la irregularidad, tras haber experimentado dos golpes militares desde 2011.

En Egipto se desarrolla la última semana de campaña electoral, de cara a los comicios presidenciales que se celebrarán entre el 26 y 28 de marzo próximos. Durante tres días, el pueblo egipcio está convocado a las urnas para ejercer su voto en las elecciones.

A lo largo del proceso de campaña, los mítines públicos han sido escasos mientras las propagandas se han inclinado hacia el candidato más fuerte, el actual mandatario Abdulfatah al Sisi

En los comicios solo existen dos contendientes, el mencionado Al Sisi y Musa Mustafa Musa, quien aspira a la presidencia tras el abandono o la renuncia de los otros candidatos.

Situación política

La situación política en Egipto ha estado marcada por las irregularidades, afectada por la débil estabilidad política de los tiempos recientes. Desde 2011, la nación sufrió dos golpes militares, en los que fueron derrocados los presidentes Hosni Mubarak (quien fue el jefe de Estado de la nación desde 1981) y Mohamed Mursi en 2013.

En ese año, el actual mandatario y aspirante a la reelección, Abdulfatah al Sisi fue el presidente del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas y, con ayuda del Ejército, derrocó a Mursi (primer jefe de Estado egipcio elegido en comicios) y suspendió la Constitución.

Durante su mandato, Al Sisi ha sido señalado por mantener una postura fuerte y autócrata, e incluso sectores de la sociedad egipcia señalan que el mandatario mantiene una postura de "tolerancia cero" contra las manifestaciones.

Sin embargo, varios sectores de la población confían en que el actual mandatario pueda solucionar los problemas políticos y económicos. 

La promesa de mantener la seguridad frente a grupos extremistas como el autodenominado Estado Islámico (Daesh, en árabe) le permite mantener las opciones intactas, pese a que los sondeos indiquen que ha perdido popularidad entre los votantes.

Por su parte, el partido de Musa Mustafa Musa carece de escaños en el Parlamento, y la única entidad que anunció públicamente su apoyo en la campaña fue la Unión de Tribus Árabes de Egipto.

Según cuenta el propio Musa, el partido que dirige (GAD, mañana en árabe) "carece de la base" que posee Al Sisi, lo que es difícil ya que su campaña la está haciendo "sin esfuerzos y sin ayuda de nadie".

Poco antes de que expirara el plazo para presentar candidaturas, Musa registró la suya, pese a que antes de eso hiciera campaña a favor de Al Sisi. Según dijo, se ha presentado para que el mandatario no sea el único candidato.

Egipto Hispan TV
El favoritismo es para Al Sisi (i), pese a que Musa (d) afirma que tiene opciones de vencer.

Los otros posibles aspirantes a la Presidencia han declinado sus candidaturas. Ahmad Shafiq, exjefe de las Fuerzas Armadas, exiliado en los Emiratos Árabes Unidos, fue detenido durante un mes hasta que renunció a su candidatura.

Igualmente, Sami Anan, exjefe del estado mayor del Ejército, abandonó la carrera tras ser detenido, acusado de "incitación". Mohamed Anwar Sadat, sobrino del expresidente Sadat, sostuvo que no quería entrar en la carrera presidencial por "el clima de miedo" que hay en el país. Por último, Khaled Ali, un activista de derechos humanos, abandonó la carrera perseguido por los tribunales.

Pese a todos estos atenuantes, la Unión Africana enviará unos 40 observadores para supervisar el proceso electoral, en busca de mantener la transparencia y garantías durante el sufragio.

>> Egipto: Detienen a aspirante presidencial por irregularidades


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.