• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El oleoducto Dakota Access de casi 1.900 kilómetros, deberá dejar de operar antes del 5 de agosto.

El oleoducto Dakota Access de casi 1.900 kilómetros, deberá dejar de operar antes del 5 de agosto. | Foto: @AgenciaAnadolu

Publicado 7 julio 2020


Blogs



El fallo judicial supone un importante revés para el presidente Donald Trump, quien había relanzado el Dakota Access en enero de 2017.

Un tribunal de Estados Unidos ordenó este el lunes el cierre temporal del oleoducto Dakota Access, cuya obra ha motivado protestas de tribus indígenas y grupos ecologistas.

LEA TAMBIÉN:

Derrame de petróleo en amazonía peruana afecta a miles de personas

La oposición al proyecto se debe al  riesgo para el medioambiente y para las tribus nativos norteamericanos, como la Sioux de la reserva Standing Rock y otras.

El fallo del  juez James E. Boasberg del Tribunal de Distrito de Columbia, EE.UU, suspende una licencia de operación otorgada por el Cuerpo de Obras Públicas del Ejército de Estados Unidos a la empresa Energy Transfers para construir una parte de la tubería bajo el lago de la presa de Oahe en Dakota del Sur y Dakota del Norte, el cuarto embalse artificial en tamaño del país. 

"Temiendo serias consecuencias ambientales, las tribus nativas estadounidenses en las reservas cercanas han estado tratando durante varios años cancelar los permisos federales que autorizan a Dakota Access Pipeline a transportar petróleo bajo el lago", escribió el juez. 

La decisión judicial plantea una revisión completa del impacto ecológico del oleoducto antes de que se pueda reabrir. «El Cuerpo (de Ingenieros) no ha presentado la Declaración de Impacto Ambiental a pesar de que las condiciones lo hacían obligatorio», indica el tribunal.

El oleoducto de casi 1.900 kilómetros, que une la cuenca de la formación Bakken en Dakota del Norte con un centro de distribución en Illinois, deberá dejar de operar antes del 5 de agosto. 

El fallo supone un importante revés para el presidente Donald Trump, quien había relanzado el Dakota Access Pipeline en enero de 2017, poco después de asumir el cargo, junto a otro controvertido proyecto de oleoducto, el Keystone XL. 

La decisión de Trump había sido fuertemente cuestionada por las tribus sioux de Standing Rock y de Cheyenne River, que interpusieron demandas ante la justicia alertando sobre las amenazas de contaminación del agua potable y la degradación de sus sitios sagrados.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.