• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Biden estudia medidas legales para obligar al presidente Trump a facilitar la transición.

Biden estudia medidas legales para obligar al presidente Trump a facilitar la transición. | Foto: Reuters

Publicado 10 noviembre 2020


Blogs



En esta estrategia para demorar su derrota, Trump continúa su batalla legal para revertir los resultados de las elecciones.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha impedido que los funcionarios del Gobierno cooperen con el equipo del virtual mandatario electo Joe Biden, mientras continúan acciones para frenar el cambio de mando como la del fiscal general que autorizó investigar acusaciones sobre un presunto fraude electoral.

LEA TAMBIÉN:

Presidente electo de EE.UU. designa equipo contra la Covid-19

En esta estrategia para demorar su derrota, Trump, quien continúa su batalla legal para revertir los resultados de las elecciones del 3 de noviembre, anunció en su cuenta de Twitter un "gran progreso" y aseguró que la semana que viene dará a conocer sus conclusiones.

"Estamos haciendo un gran progreso. Los resultados comenzarán a llegar la semana que viene. ¡Hagamos América grande de nuevo!",  escribió el presidente. "¡Vamos a ganar!",  añadió.

Los resultados oficiales de las elecciones presidenciales de EE.UU. aún no han sido publicados, pero las proyecciones de los principales medios del país, incluidos AP, NBC y CNN, dieron la victoria a Joe Biden.

En este contexto de incertidumbre, los demócratas denunciaron que el mandatario republicano y su Gobierno impiden al virtual candidato electo Joe Biden iniciar con los trabajos correspondientes al cambio de mando.

Biden estudia medidas legales para obligar al presidente Trump, quien denuncia un fraude electoral sin pruebas, que deje de bloquear y facilite la transición al nuevo Gobierno.

Según los medios locales, el equipo de transición del líder demócrata cree que ha llegado el momento de que la Administración de Servicios Generales (GSA) "confirme rápidamente a Joe Biden y Kamala Harris como presidente electo y vicepresidenta electa", y si se niega a hacerlo, emprender acciones legales para que lo haga.

La GSA, un organismo que depende del Gobierno y cuya certificación rutinaria del ganador de las elecciones permite al equipo del presidente electo acceder a recursos y a las agencias gubernamentales para preparar la transición, se ha negado a hacerlo ante la insistencia de Trump en no aceptar su derrota electoral.

En este contexto, algunos republicanos, incluido el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, apoyaron los esfuerzos de Trump para luchar contra los resultados de las elecciones.

Pocos en el Partido Republicano reconocieron la victoria de Biden o condenaron el otro movimiento preocupante de Trump el lunes: su despido del secretario de Defensa Mark Esper.

El presidente estadounidense ha declarado que "estas elecciones están lejos de terminar" y anunció que su campaña llevará el fraude a los tribunales.

Al respecto, el Fiscal General de EE.UU.  William Barr, autorizó investigar las “acusaciones sustanciales” sobre irregularidades en la votación, antes de que se certifiquen las elecciones presidenciales de 2020.

Como respuesta, el director de delitos electorales del Departamento de Justicia, Richard Pilger, dimitió a su cargo tras la orden de investigar el supuesto fraude en las elecciones.

Pilger lamentó que la orden del fiscal general de EE.UU. deroga una norma de 40 años de no interferencia federal en investigaciones de fraude electoral durante el periodo anterior al de certificación de las elecciones”.

“Habiéndome familiarizado con la nueva norma y sus ramificaciones, lamentablemente debo renunciar a mi cargo como director de la División de Crímenes Electorales”, anunció.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.