• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
China teme que la acusación de "manipulación de divisas" pueda ser usada por EE.UU. para interponer un recurso legal que lo avale para imponer aranceles.

China teme que la acusación de "manipulación de divisas" pueda ser usada por EE.UU. para interponer un recurso legal que lo avale para imponer aranceles. | Foto: Reuters

Publicado 7 diciembre 2019


Blogs



El mandatario estadounidense Donald Trump ha acusado a China de manipular su moneda con el fin de garantizar que sus exportaciones tengan una ventaja competitiva.

El presidente de Estados Unidos Donald Trump atacó nuevamente a China, con una petición al Banco Mundial para que deje de prestar dinero al país asiático, alegando que Beijing “ya tiene suficiente”.

LEA TAMBIÉN:

China rechaza proyecto de ley en EE.UU. sobre región de Xinjiang

El mensaje fue enviado por el mandatario estadounidense a través de su cuenta en la red social Twitter, luego de haber declarado esta semana que no tiene prisa para alcanzar un acuerdo comercial con China.

China está devaluando su moneda, su moneda se está yendo al infierno”, así declaró el mandatario, quien culpa a la nación asiática de manipular su divisa para garantizar que sus exportaciones tengan una ventaja competitiva.

No obstante, la realidad es que la situación del yuan mejoró desde agosto de 2015, cuando sufrió su última devaluación y ahora constituye una moneda mucho más fuerte.

A pesar de ello, el gobierno asiático asegura que esto no será un arma a usar en la guerra comercial con EE.UU. y se muestra preocupado porque, utilizando la acusación de “manipulación de divisas”, Washington intente interponer una excusa legal para sus aranceles.

El único organismo que puede acusar a un país de “manipulador de divisas” es el Fondo Monetario Internacional (FMI), y ese ente recientemente estimó como adecuada la política monetaria china

 

El pasado 3 de diciembre Trump aseguró que el acuerdo comercial con el gigante asiático podría retrasarse hasta después de las elecciones presidenciales de noviembre de 2020 en EE.UU.

Según el inquilino de la Casa Blanca, a su país “le va muy bien en la guerra comercial con China”, razón por la que alega no estar apurado para poner fin al conflicto. 

Tales declaraciones hicieron estragos inmediatamente en los mercados, provocando caídas tanto en Europa como en el propio EE.UU.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.