• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Alcalde de Quito, Jorge Yunda propone a COE Nacional extender hasta el 17 de abril, el aislamiento y restricción laboral presencial.

Alcalde de Quito, Jorge Yunda propone a COE Nacional extender hasta el 17 de abril, el aislamiento y restricción laboral presencial. | Foto: Twitter @ecuainm_oficial

Publicado 31 marzo 2020



Blogs



Ante el colapso de las comunicaciones, la mala gestión de funcionarios y la prohibición de salir de casa, muchos ecuatorianos declararon la presencia de los cadáveres por varios días en las casas.

A pesar de reportar el pasado lunes solo 60 fallecidos como consecuencia del coronavirus, ciudadanos en algunas ciudades ecuatorianas denuncian la muerte de sus familiares en sus casas a consecuencia de una “neumonía” y la mala gestión de autoridades sanitarias para proceder con el traslado de los cadáveres.

LEA TAMBIÉN

Ecuador construirá camposanto para víctimas por Covid-19

El Gobierno del presidente Lenín Moreno estableció como parte de los protocolos para esta pandemia uno concerniente con la “manipulación y disposición final de cadáveres con antecedente y presunción de Covid-19".

Este cuenta con dos versiones, uno para los casos de fallecimientos en centros hospitalarios y otro para los muertos que se producen fuera de esos lugares, disponiendo, entre otras cuestiones, que “el cadáver deberá ser cremado, aunque también existe la posibilidad de inhumarlo, pero sin ser velado”.

El pasado lunes, el presidente de Ecuador comentó en la red social Twitter que se coordinó junto al vicepresidente de la nación comenzar los trabajos de construcción de un cementerio en la ciudad de Guayaquil, una de las ciudades más afectadas, para que los fallecidos “tengan el entierro digno que merecen, en un camposanto”.

Sin embargo, aumentan las denuncias por las malas prácticas de las autoridades ante la permanencia de los cadáveres apilados en los hospitales públicos y clínicas privadas.

Familiares y conocidos de los fallecidos se plantean cuándo comenzarán las labores para sepultarlos si el terreno para ello ya fue cedido por la Junta de Beneficencia de Guayaquil.

Asimismo, cuestionan las prácticas que están llevando a cabo las instituciones sanitarias pues a muchas de las victimas que fallecieron en sus casas se les negó la atención médica necesaria y la posibilidad de realizar el diagnóstico de Covid-19.

Uno de los cementerios de la ciudad, el Jardines de Esperanza, recibió en un día 90 solicitudes de entierros, cifra que hizo compleja la gestión pues la capacidad de la instalación es de 42 por día.

La alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, cuestionó en las redes sociales las malas prácticas que se están llevando a cabo en la ciudad al expresar que  “no van a recoger los cadáveres de personas que, por COVID-19 o por cualquier otra razón, han fallecido en sus casas. Sus familiares están desesperados. Los dejan en las calles, en las veredas, abandonados en sus casas. ¿Qué está pasando en Guayaquil? (Digan) La verdad”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.