• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El incremento de contagios de coronavirus en la capital de Ecuador ha ido creciendo durante las últimas semanas y pone en tensión a su red hospitalaria.

El incremento de contagios de coronavirus en la capital de Ecuador ha ido creciendo durante las últimas semanas y pone en tensión a su red hospitalaria. | Foto: EFE

Publicado 22 julio 2020


Blogs



El número de contagios en la capital de Ecuador se ha incrementado y está muy cerca de alcanzar la cifra que reporta Guayaquil.

Las autoridades sanitarias de Ecuador informaron este miércoles que el país llegó a los 77.257 contagios de Covid-19, tras reportarse 1.040 nuevos contagios durante las últimas 24 horas.

LEA TAMBIÉN:

Comunidad indígena ecuatoriana declara emergencia por Covid-19

En el reporte correspondiente a esta jornada también se precisa que, debido al Sars-Cov-2, han fallecido 5.418 personas confirmadas, pero hay 3.407 decesos probables, no confirmados mediante pruebas PCR aunque vinculados a cuadros de insuficiencia respiratoria.

El lunes pasado, al comparecer ante la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional, el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, hizo hincapié que "en Quito y la provincia de Pichincha hay una situación crítica". También, expresó que el país se encuentra "en la mitad de la pandemia o en un punto en el que no sabemos cuándo va a bajar".

 

Situación de Guayaquil y Quito

Cuando se observa la cifra de contagios por provincias, destaca en primer lugar Guayas (17.210) y luego le sigue Pichincha (12.956). Sin embargo, la cifra de casos positivos en las cabeceras de ambas regiones, Guayaquil y Quito, respectivamente, muestra que la primera acumula 11.770 y la segunda 11.741.

La diferencia es únicamente de 29 casos, cuando meses atrás era significativa. Para el presidente de la Federación Médica Ecuatoriana (FME), Santiago Carrasco, ello se debe a que, entre otras razones, el Gobierno tomó medidas de desconfinamiento de manera apresurada.

A inicios de junio, en momentos en que se incrementaban los contagios, el Ejecutivo determinó flexibilizar la cuarentena en Quito pese a la alerta de la FME "en base a evidencia médica, científica, académica, que no era una buena idea, que deberíamos estar viendo las cifras".

Además de la carencia de equipos de bioseguridad, camas y ventiladores, entre otros recursos, Carrasco cataloga como otra dificultad que "no deberíamos tratar de vencer a la enfermedad en los hospitales, porque a estos llegan los pacientes que lamentablemente no hemos podido controlar".

En este sentido, expresó que desde el inicio de la pandemia la FME siempre propuso "controlar en el nivel primario, con prevención", pues es ahí "donde se le gana a este virus", explicó.

Colapso de capacidades hospitalarias

A finales de junio pasado, el ministro Zevallos reconoció que el número de gente en Quito que esperaba ser atendida era de 50 a 90 por cama, pero destacó que “no se les niega atención” y que permanecen en espera mientras las camas son desocupadas.

Esta cifra la confirmó el funcionario de la Secretaría de Salud del Municipio de Quito, Francisco Pérez, quien precisó que hasta el 6 de julio había un promedio de 88 pacientes en espera de una cama para hospitalización y alrededor de 43 personas para una cama en cuidados intensivos.

Por esa fecha, en una comparecencia pública, Zevallos puntualizó que de las 127 camas de cuidados intensivos existentes en Pichincha, había 126 ocupadas, mientras que de 252 camas de hospitalización, permanecían ocupadas el 90 por ciento.

Personal de salud contagiado

Pese al reclamo de crear a los médicos mejores condiciones para trabajar, los contagios por Covid-19 entre ellos van en aumento en Pichincha, según la Federación Médica del Ecuador.

Su presidente, Santiago Carrasco, estima que más de 3.000 miembros del personal de la salud han contraído el virus a nivel nacional. De estos infectados, 1.900 son doctores -220 en Pichincha- y 130 han fallecido. Recalcó que el impacto de estas infecciones es alto, pues cada galeno que debe salir del trabajo deja de atender a numerosos pacientes.

Respecto a las cifras acerca del personal de salud que contrajo el virus, el presidente del Colegio de Médicos de Pichincha, Víctor Álvarez, cree que la realidad es muy diferente a la estadística reportada por el Ministerio de Salud.

“Lastimosamente, por la falta de pruebas PCR, no podemos tener datos epidemiológicos adecuados. Esto tampoco nos permite detectar las zonas donde nuestros compañeros se infectan más”, apuntó.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.