• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Países caribeños rechazan las acciones injerencista de la OEA.

Países caribeños rechazan las acciones injerencista de la OEA. | Foto: Granma

Publicado 29 noviembre 2019





Líderes de América Latina y el Caribe rechazaron el jueves la insistencia de la OEA y la oposición a boicotear los venideros comicios generales en el país caribeño.

Las autoridades de Dominica han denunciado que el país es víctima de un plan injerencista por parte de la Organización de Estados Americanos (OEA) a pocos días de las celebraciones de las elecciones generales el próximo 6 de diciembre.

LEA TAMBIÉN:

Partidos de Dominica firman código de conducta electoral

El organismo regional ha apoyado al candidato opositor a primer ministro Lennox Linton del Partido Unido de los Trabajadores para exigir una reforma electoral y promover un estado de inestabilidad en Dominica.

El apoyo de Almagro a Lennox Linton para una reforma electoral generó el rechazo del actual primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, y la comunidad caribeña.

Skerrit dijo que no invitará a la OEA a observar las próximas elecciones, ya que podría intentar 'deslegitimar' el proceso, como se vio recientemente en Bolivia.

Líderes de América Latina y el Caribe rechazaron el jueves la insistencia de la OEA y la oposición a boicotear los venideros comicios generales en el país caribeño.

El primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Goncalves, señaló  que la OEA y su Secretario General, Luis Almagro, son enemigos de las fuerzas democráticas y progresistas del continente, como lo demuestran las declaraciones intervencionistas contra Venezuela, Cuba y recientemente Bolivia.

Ante el plan desestabilizador de la OEA, Goncalves indicó que "si alguien cree que las elecciones se llevan a cabo de manera inconstitucional, puede acudir a los tribunales y es posible que no se las tome en serio porque estas elecciones se llevan a cabo adecuadamente".

La injerencia de la OEA en Dominica

Desde principios de agosto, la OEA inicio su accionar sobre Dominica la intentar enviar una Misión Electoral a la isla caribeña para tratar los asuntos de la reforma electoral reclamada por Linton & Cía.

Como parte del plan injerencista partidarios de Lennox Linton exigieron la dimisión del primer ministro, Roosevelt Skerrit, por no llevar a cabo la reforma electoral. Durante las protestas, la oposición reclamó la renuncia de Gerald Bruton, presidente de la Comisión Electoral.

Para el mes de noviembre un poco más de 200 personas se enfrentaron de forma violenta a la policía cuando intentaban dirigirse a la residencia del presidente Charles Savarin. Luis Almagro, desde su cuenta Twitter, tras las manifestaciones expresó que, para las elecciones en Dominica, "sería esencial" una misión de observación de la OEA (como en Bolivia, ¿no?).

En respuesta a las declaraciones de Almagro, la canciller de Dominica, Francine Baron, en una sesión extraordinaria en la sede de la OEA, llamó al cese de la violencia e instó al organismo abstenerse de dar declaraciones parciales sobre el proceso electoral en Dominica.

Rooselvelt Skerrit, primer ministro de la Mancomunidad, afirmó que Dominica decidió no invitar a la OEA a los próximos comicios por intentar "desligitimar" las elecciones, tal como sucedió recientemente en Bolivia.

En apoyo al Gobierno de Dominica el canciller venezolano Jorge Arreaza y su homólogo cubano Bruno Rodríguez, denunciaron la injerencia extranjera en las venideras elecciones de Dominica, que buscan consolidar una vez más el cambio de régimen por vías no democráticas, siguiendo como patrón el manual golpista aplicado en Bolivia.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.