• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Los deslaves de la noche del jueves han matado, hasta ahora, dos personas y hay otras 25 desaparecidas.

Los deslaves de la noche del jueves han matado, hasta ahora, dos personas y hay otras 25 desaparecidas. | Foto: Twitter Bomberos El Salvador

Publicado 30 octubre 2020


Blogs



Unas 40 casas derrumbadas y 25 personas desaparecidas es el saldo, hasta ahora, de las intensas lluvias del jueves. 

Las abundantes lluvias del jueves en El Salvador han provocado durante la noche deslaves en la zona de Nejapa (18 kilómetros al norte de la capital, San Salvador), los cuales dejan como saldo unas 40 casas destruidas y también unas 40 personas desaparecidas bajo los escombros.

LEA TAMBIÉN: 

Deslave deja cientos de afectados en Cochabamba, Bolivia

Los servicios de Protección civil locales ofrecieron la información preliminar de las 40 personas bajo los escombros y de otras 25 desaparecidas debido a que, cuando ocurrió el deslave cerca de las 23H00 local (05H00 UTC del viernes), la mayoría de los habitantes del caserío ya descansaban en sus hogares. Las cifras, sin embargo, no están confirmadas aún.

Desde la misma fuente gubernamental se ha sabido de la recuperación hasta poco antes de las 05H00 local (10H00 UTC) de los cuerpos de seis personas, entre ellos el de una mujer de unos 60 años de edad y el de un menor de un año.

El deslave trajo consigo enorme rocas, lodo y otros materiales, luego de la jornada de intensas lluvias sobre el territorio salvadoreño.

Efectivos de varios organismos de Protección civil no gubernamentales, así como de la Cruz Roja local se encuentran en el lugar y se organizan para iniciar las labores de búsqueda al amanecer, debido a que la falta de luz en horas de la madrugada imposibilitaba continuar buscando a las víctimas.

Dada la orografía salvadoreña, pequeño país montañoso, los deslaves cuando ocurren fuertes lluvias son frecuentes. Asimismo, la débil infraestructura habitacional, con muchas viviendas en las faldas de las montañas o las riberas fluviales, hacen vulnerable a la población local. 

Este año 2020 ya se vivieron episodios similares durante el paso de las tormentas tropicales Amanda y Cristóbal.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.