• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La Casa Blanca ha sido históricamente la sede del poder ejecutivo de Estados Unidos.

La Casa Blanca ha sido históricamente la sede del poder ejecutivo de Estados Unidos. | Foto: Xinhua

Publicado 4 noviembre 2020


Blogs



Demócratas y republicanos han permanecido la misma cantidad de años durante los últimos ocho mandatos de la Casa Blanca.

Durante los últimos ocho mandatos presidenciales en Estados Unidos (EE.UU.), demócratas y republicanos han compartido la misma cantidad de años de gestión.

LEA TAMBIÉN: 

Twitter alertará victorias anticipadas en elecciones de EE.UU.

Se trata de un periodo de 32 años en la historia de ese país con muchos detalles, algunos de ellos curiosos o menos conocidos, que se van desdibujando con el paso inevitable del tiempo.

Aquí los invitamos a conocer o recordar algunos de ellos, y a comprender que, más allá de filiaciones políticas y discursos, en muchos casos sus actuaciones individuales reproducen patrones similares debido a los intereses de clases y poder que representan.

El último veterano

El republicano George H. W. Bush (1989-1993) fue el último Presidente veterano de la Segunda Guerra Mundial, pues tras el ataque japonés a Pearl Harbor, se había alistado en la Armada estadounidense como aviador naval y sirvió en la campaña del Pacífico con poco más de 18 años.

Millonario de la industria petrolera, fue congresista, embajador en las Naciones Unidas (1971-1973) y director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, 1976-1977). Fue vicepresidente de Ronald Reagan durante sus dos mandatos (1981-1984 y 1985-1989).

Para acceder al Despacho Oval debió derrotar al demócrata Michael Dukakis. Durante su mandato ordenó la invasión a Panamá, en diciembre de 1989, por fuerzas de élite del Ejército norteamericano, entre ellas la 82 División Aerotransportada, que causó en ese país centroamericano un indeterminado número de muertos y desaparecidos.

También colocó a EE.UU. al frente de una coalición internacional que invadió Iraq, nación que unos meses antes había invadido a su vecino Kuwait.

La victoria en esta empresa guerrerista le generó no pocas simpatías que trató de capitalizar políticamente para lograr la reelección, pero sufrió un significativo desgaste por la entrada de la economía en recesión y, según estudiosos, por la aprobación de un incremento de impuestos que resultó muy controvertido.

El tercer presidente más joven

Al acceder a la Presidencia de EE.UU., el demócrata Bill Clinton tenía 46 años, por lo cual se le considera el tercer mandatario más joven de esa nación, tras Theodore Roosevelt y John F. Kennedy (42 y 43 años, respectivamente).

En la elección para el primer mandato (1993-1996) venció a George H. W. Bush y en la correspondiente a su segunda gestión (1997-2001) al republicano Robert Dole.

Otro detalle curioso relacionado con su edad es que fue el Gobernador más joven del estado de Arkansas, pues comenzó su mandato de 14 años al frente de ese territorio (1978-1992) con 32 abriles.

Se considera que su gestión estuvo marcada por el buen manejo de la economía, y dejó la Casa Blanca con un superávit de 559.000 millones de dólares y un alto nivel de aprobación.

En el plano internacional, EE.UU. respaldó públicamente la protección del medioambiente al suscribir el Protocolo de Kioto, pero durante la gestión de Clinton también se endurecieron las sanciones económicas contra Cuba (el mandatario firmó la Ley Helms-Burton).

También ordenó los bombardeos a Yugoslavia, cuando la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) empleó fuerza militar sin la aprobación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU).

Otro detalle que no pasa desapercibido es que casi sufrió un juicio político debido a un escándalo de relación extramatrimonial. Tras hacerse público que había sostenido relaciones íntimas con una becaria en la Casa Blanca, fue acusado de perjurio, abuso de poder y obstrucción a la justicia.

Esos y otros cargos fueron considerados por la Cámara de Representantes como válidos para un proceso de destitución, aunque cuando el caso pasó al Senado no se capitalizaron los votos necesarios para impugnarlo políticamente.

Entre escándalos y polémica

George W. Bush también permaneció en la Casa Blanca durante dos mandatos (2001-2004 y 2005-2009), para lo cual debió vencer, en su primera elección presidencial, al demócrata Al Gore, y en el caso de la segunda a John Kerry, quien luego fue Secretario de Estado de la administración Obama.

Bush representa un caso poco frecuente, en que padre e hijo llegan a la Presidencia, algo que según los datos a mano solo había ocurrido con John Adams, presidente entre 1797 y 1801, y su hijo mayor, John Quincy, que dirigió EE.UU. entre 1825 y 1829.

La liza electoral contra Gore robó titulares en todo el mundo, entre otras cuestiones por el margen ajustadísimo de la victoria de Bush (una diferencia de 537 votos frente a su rival) y diversas acusaciones de irregularidades y fraude electoral.

Por esos días trascendió que el estado de Florida, donde el gobernador era su hermano Jeb Bush, privó de la posibilidad de votar a varios cientos de miles de personas, entre ellos pertenecientes a minorías étnicas que tradicionalmente votaban a favor de los demócratas.

El presidente número 43 también tuvo que lidiar con el ataque terrorista al World Trade Center en Nueva York y al edificio del Pentágono (11 de septiembre de 2001). De ese día se recuerda su expresión entre estupefacta y desorientada cuando recibió la noticia.

Según maneja el documentalista Michael Moore, su rostro reflejó exactamente lo contrario a la determinación que esa nación esperaba de su presidente y comandante en jefe de sus fuerzas armadas.

El mandatario también será recordado por un periodo muy polémico en la historia de esa nación, la "guerra contra el terrorismo", con el uso de la tortura, el incremento de la vigilancia sobre los ciudadanos, la Ley Patriótica y la invasión a Afganistán.

Por si fuera poco, otro evento tristemente célebre marcó su mandato: la catástrofe del huracán Katrina, que en agosto de 2005 segó la vida de al menos 2.000 personas en el estado sureño de Luisiana y causó daños estimados inicialmente de 108.000 millones de dólares.

El primer mandatario afronorteamericano

El demócrata Barack Obama ocupó la Presidencia durante dos mandatos (2009-2013 y 2013-2017), venciendo en la primera contienda al republicano John McCain y en la segunda al candidato Mitt Romney.

En su momento, fue considerado renovador el modo en que su equipo de campaña empleó las redes sociales para captar el voto de los jóvenes y franquearle el acceso a su primer mandato.

Fue el primer afronorteamericano en llegar al Despacho Oval, y venía precedido de una extensa trayectoria como legislador en Illinois y luego como senador por ese Estado. Entre sus muchas iniciativas en el plano doméstico, quizá sea más recordado por la cobertura sanitaria universal, el denominado Obamacare.

Aunque firmó con Rusia el tratado START III de control de armas, Obama incrementó la presencia de tropas de EE.UU. en Afganistán y ordenó la intervención militar de su país en Libia. En 2015 firmó una orden ejecutiva que declaró a Venezuela "amenaza para la seguridad nacional" de EE.UU.

Inició un acercamiento con Cuba que dio paso a la reanudación de relaciones diplomáticas y a una colaboración en proyectos de interés mutuo, aunque no eliminó el bloqueo económico, comercial y financiero contra ese país. También logró un acuerdo con Irán en el tema nuclear, considerado histórico.

A pesar de haber caminado por la senda de la guerra, se convirtió en el tercer presidente de EE.UU. a quien se le otorgó el Premio Nobel de la Paz (luego de Theodore Roosevelt en 1906 y Woodrow Wilson en 1919). Con posterioridad lo obtuvo el expresidente Jimmy Carter (2002).

¿Hombre anti-stablishment?

Cuando accedió al Despacho Oval, el republicano Donald Trump (2016-hasta la fecha) tenía 70 años y se convirtió en la persona de mayor edad en investirse de esa autoridad.

Fue además el quinto mandatario en obtener la Presidencia sin haber ganado el voto popular, tras vencer a la demócrata Hillary Clinton, quien había sido Secretaria de Estado en el primer mandato de Obama y era amplia favorita en las encuestas.

Algunos estudios políticos sobre esa elección se inclinan por la tesis de que capitalizó el interés de un electorado agotado de liderazgos tradicionales, corrompidos y no cercanos al hombre común.

Trump era conocido en el mundo de los negocios y su experiencia política era casi nula. Durante varias décadas apoyó financieramente tanto a demócratas como republicanos, y su primera incursión en una candidatura presidencial fue en el año 2000, representando a una agrupación conocida como el Partido de la Reforma.

El presidente número 45 ha promovido una política nacionalista bajo su agenda "America First" y, entre otros, retiró a EE.UU. del Acuerdo de París, del acuerdo sobre el programa nuclear de Irán, el tratado de fuerzas nucleares de rango intermedio y, en medio de la pandemia de Covid-19, también de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Su administración ha incrementado los ataques políticos y económicos, contra naciones como Cuba, Venezuela, Nicaragua, Irán, Rusia, China y otras. En el caso de Venezuela, Trump amenazó con emplear la opción militar y ya se conoce que la Casa Blanca ayudó a organizar la incursión armada del 3 de mayo pasado contra esa nación.

También reconoció oficialmente a Jerusalén como capital de Israel y ha promovido un "plan de paz" entre palestinos e israelíes, grandilocuentemente denominado Acuerdo del Siglo, que da la espalda a la solución de dos Estados con las fronteras anteriores a 1967 que exige con justeza la parte palestina.

A finales de 2017, legisladores demócratas lo acusaron de varios cargos y promovieron un juicio político en su contra, pero esta iniciativa no prosperó.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.