• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Fidel, el entonces presidente cubano Osvaldo Dorticós, el Che Guevara y otros líderes revolucionarios marchan durante las honras fúnebres a las víctimas del ataque terrorista al barco La Coubre.

Fidel, el entonces presidente cubano Osvaldo Dorticós, el Che Guevara y otros líderes revolucionarios marchan durante las honras fúnebres a las víctimas del ataque terrorista al barco La Coubre. | Foto: Cubadebate

Publicado 5 marzo 2021


Blogs



Fidel Castro pronunció el histórico "Patria o Muerte" en el sepelio a las víctimas del atentado terrorista contra el barco La Coubre.

El 4 de marzo de 1960 ocurrió en La Habana la explosión del vapor francés La Coubre, atentado terrorista concebido por las agencias de inteligencia de Estados Unidos (EE.UU.) contra la Revolución Cubana.

LEA TAMBIÉN: 

Legado de Hugo Chávez aún vigente en Venezuela y Latinoamérica

A partir de la toma del poder político, en enero de 1959, el pueblo cubano debió enfrentar numerosas agresiones urdidas por la Casa Blanca en los terrenos político, económico y militar.

Los planes de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los EE.UU. incorporaron el empleo del terrorismo de Estado, como corroboran los sabotajes realizados contra instalaciones económicas, el bombardeo de poblaciones o los atentados contra líderes revolucionarios.

La determinación del pueblo de defender su Revolución y evitar el regreso a la condición de neocolonia estadounidense, llevó al Gobierno revolucionario a adquirir fusiles, municiones y otros medios para fortalecerse.

Un importante embarque de esos medios (31 toneladas de granadas y 44 de municiones), adquiridos con el sudor del pueblo, trajo el vapor La Coubre al puerto de La Habana.

Vapor La Coubre tras atentado terrorista
Todas las evidencias apuntan a que lo ocurrido respondió a un ataque terrorista. Fuente: Cubadebate

Horas después de su atraque, comenzó la descarga de las bodegas. En medio de esos trabajos se produjo una primera explosión, que provocó innumerables destrozos y más de 100 víctimas, incluyendo tripulantes extranjeros.

Mientras efectivos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), la Policía Nacional Revolucionaria, los bomberos y el pueblo acudían a asistir a los heridos, se produjo una segunda detonación, más mortífera.

En cifras totales, el hecho dejó un centenar de fallecidos, más de 400 heridos y 34 desaparecidos, pero es imposible estimar cuánto sufrimiento causaron esas pérdidas en familias que no vieron más a sus seres queridos, o en los 80 huérfanos a quienes sus padres abrazaron esa mañana por última vez.

Atentado vapor La Coubre
Las explosiones causaron un alto número de víctimas y considerables destrozos materiales. Foto: Cubadebate

El sepelio de las víctimas, el 5 de marzo, devino masiva expresión de duelo. Alrededor de medio millón de personas, presentes en la ceremonia, enviaban el mensaje de que el pueblo plantaba cara al intento yanqui de aterrorizarlo y desalentarlo.

Durante el acto, el líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, manifestó la determinación de los obreros, campesinos y estudiantes de vencer o morir. Ese día pronunció por primera vez la consigna “Patria o Muerte”.

Como expresó durante las últimas horas el presidente cubano Miguel Díaz-Canel, la frase resume una “declaración de amor a la nación cubana, que nació en medio del dolor más profundo”.

En aquella ocasión Fidel también mostró pruebas de que el hecho no había sido accidental. Una de ellas resultó contundente. Integrantes de las FAR lanzaron desde un avión en vuelo y a diversas alturas cajas de granadas como las transportadas en el barco. En ningún caso estallaron.

Los peritos también descartaron que las granadas y municiones tuvieran problemas de calidad, o que errores en su manipulación, mientras se descargaban del barco, hubieran desatado los estallidos.

Todo apunta a que se colocó un explosivo fuera de Cuba, con toda seguridad con la participación o la anuencia de servicios de inteligencia de una tercera nación.

Las evidencias señalan a la CIA y a la Casa Blanca, que entonces trataron de impedir que Cuba comprara esas armas. Hoy, más de 60 años después, EE.UU. todavía se niega a desclasificar la información refrente a este lamentable hecho.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.