• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Después de la Cumbre, empezaron a firmarse tratados diplomáticos que consolidaron la separación de las Naciones europeas.

Después de la Cumbre, empezaron a firmarse tratados diplomáticos que consolidaron la separación de las Naciones europeas. | Foto: Reuters

Publicado 3 diciembre 2019





Previo a la Cumbre de Malta, la URSS decidió por orden del Ejecutivo dejar al libre albedrío a naciones europeas, las cuales padecían momentos de alta tensión social y económica.

En los días dos y tres de diciembre de 1989, los jefes de Estados de la Unión Soviética, Mijail Gorbachov y de los Estados Unidos (EE.UU.), George H. W. Bush, se reunieron en Malta para dar por terminada la Guerra Fría, la congregación se suscitó semanas después de la caída del Muro de Berlín.

LEA TAMBIÉN:

El mundo se une para marchar contra la violencia de género

Mediáticamente la Cumbre de Malta fue catalogada como la más importante desde 1945, cuando el primer ministro soviética, Iosif Stalin, se reunió con el jefe de Estado estadounidense, Franklin D. Roosevelt y el primer ministro británica, Winston Churchill para acordar en Yalta el plan de posguerra para Europa, el cual consistió en la repartición de territorios.

La culminación de la Guerra Fría catapultó el derrumbamiento de la Unión Soviética, las revueltas suscitadas en naciones de Europa oriental en 1989 originaron que paulatinamente la Unión de Repúblicas Socialistas (URSS) perdiera territorios que había logrado tras haber triunfado en la segunda guerra mundial contra el nazismo.

 

Tras su designación como secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética en  1989, Gorbachov  impulsó un "nuevo pensamiento", distinguido por la interdependecia global, así como una acción recíproca, constructiva y creativa para "impedir una catástrofe y poder restablecer relaciones con EE.UU."

Desde la ejecución de su posición, el legado histórico integracionista de la potencia soviética se desmoronó, por lo que algunos analistas consideran a Gorbachov como el traidor más grande de la humanidad.

Previo a la Cumbre de Malta, la URSS decidió por orden del Ejecutivo dejar al libre albedrío a naciones europeas, las cuales padecían momentos de alta tensión social, debido que grupos políticos llamados mediáticamente "independentistas", incitaban a la agitación y apartación del régimen soviético como fueron la antigua Checoslovaquia, Hungría, Bulgaría, Rumanía, entre otras. 

Eje temático en la Cumbre de Malta 

Los dos presidentes sostuvieron una reunión en el buque Máximo Gorki fondeado en las costas de Malta el 2 y 3 de diciembre de 1989, ahí discutieron los virajes que se estaban presentando en Europa tras la caída del Telón de Acero, que separaba el este de occidental durante 40 años. 

Las declaraciones de Gorbachov ante los medios exasperó a los militantes y simpatizantes del comunismo en el mundo, "la amenaza con la fuerza y la desconfianza, la lucha ideológica y psicológica debe quedar en el pasado", agregó. 

El pronunciamiento condujo a recordar el acontecimiento en Reino Unido, cuando siendo secretario general del PCUS, Gorbachov se negó visitar la tumba del padre literario del comunismo Karl Marx, para rendir honores a la reina.

En su momento, el exsecretario de Estado de los EE.UU., Henry  Kissinger, expresó que en el momento de la cumbre la delegación de la Unión Soviética estaba debilitada, "necesitaba que todos vieran que estaba negociando con Bush de igual a igual y no como un adversario vencido", añadió.

Después de la Cumbre, empezaron a firmarse tratados diplomáticos que consolidaron la separación de las Naciones y por ende, la destrucción del sueño socialista de Marx y Vladimir Lenín. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.