• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Estas investigaciones reconocieron que los cambios detectados en los diplomáticos son mínimos, sus conclusiones imprecisas.

Estas investigaciones reconocieron que los cambios detectados en los diplomáticos son mínimos, sus conclusiones imprecisas. | Foto: Cuba Debate

Publicado 23 julio 2019

La Cancillería de Cuba rechazó el nuevo estudio de la Universidad de Pensilvania sobre los supuestos daños ocasionados a la salud de diplomáticos estadounidenses.

A pesar de los constantes intentos del Gobierno estadounidense para confirmar los supuestos incidentes de salud causados a su cuerpo diplomático en La Habana, la subdirectora de Estados Unidos (EE.UU.) de la Cancillería cubana, Johana Tablada, reiteró este martes que no existen pruebas que indiquen la veracidad del asunto.

LEA TAMBIÉN

Canciller ruso inicia en Cuba gira por Latinoamérica

El artículo, publicado en la Journal of the American Medical Association (JAMA, por su sigla en inglés) comparó presuntas imágenes del cerebro de los diplomáticos estadounidenses que reportaron afectaciones cuando trabajaban en Cuba con las de un grupo de personas de control.

Los mismo autores reconocen, en un editorial que acompaña al artículo, que el estudio podría ayudar a comprender los síntomas reportados, pero no quedan claras las razones de las diferencias entre los cerebros.

Por su parte, el director general del Centro de Neurociencia de Cuba, Mitchel Valdés-Sosa, alertó que el artículo no presenta conclusiones científicas con basamento sólido y tiene "resultados confusos y contradictorios", al punto que una investigación realizada por esa misma universidad el año pasado contradice lo planteado en este nuevo artículo.

 

El doctor insistió en que no se niega la existencia de enfermos entre el grupo de diplomáticos, pero es necesario que se avance "hacia explicaciones coherentes desde el punto de vista científico", que solo se conseguirá mediante la discusión científica transparente y los intercambios de información.

La Cancillería cubana declaró que, pese a la repercusión mediática del artículo, no se modifican las conclusiones ofrecidas por las agencias especializadas, las cuales afirman que "no existe evidencia de algún tipo de incidente".

Estas investigaciones reconocieron que los cambios detectados en los diplomáticos son mínimos, sus conclusiones imprecisas y no pueden identificar las causas de los mismos.

Este asunto, largamente discutido en el escenario político internacional desde los inicios de la administración Trump, ha sido el pretexto para que ese Gobierno imponga medidas cada vez más severas hacia Cuba, que golpean tanto a su economía como a su pueblo, aseveró Tablada.

Finalmente, la Cancillería de la nación antillana solicitó a la Casa Blanca que termine la manipulación sobre los supuestos incidentes y cierre el referido episodio, producto de la especulación.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.